Nombre Mesón de Juan
Dirección Calle José Luis de Casso, 72 (  )
Horario De 8:30 a 16:30 y de 20:30 a 0:00
Teléfono 954581848
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Comer en Nervión no es tarea sencilla, al menos en los alrededores del “cortinglé”, donde con frecuencia abunda lo malo, abunda lo barato y abunda lo cutre, así que pocos establecimientos hay que sorprendan por su calidad. Quizás Carbajo, Casa Paco, La Flor de Azafrán son excepciones también. Y, por supuesto, este Mesón de Juan  que en la “sevillísima” calle de José Luis de Casso es un oasis. Entras y la edad de sus camareros y el color de sus camisas ya es garantía de que la cosa puede ir bien. Y así fue.

Llegamos y ya desde la calle nos sonreían y daban la bienvenida. Varias mesas ocupadas, una de ella por jefecillos trajeados de los grandes almacenes que bien saben lo que es bueno. Y eso nos confirmaba que estábamos en donde debíamos.

De la carta se nos antojaba mucho, pero como uno prefiere ir de ignorante que de listillo, pedimos consejo. Para empezar nos recomendaron boquerones descabezados pero no abiertos, que no nos dieron buena espina. Pero nos equivocamos, porque por tamaño y sabor inigualable se comían como pipas. Qué sencillo y qué bueno.

meson-de-juan-5-r

La ensaladilla rusa, hecha con atún, de gran calidad y de tamaño justo. Esa es otra de las cosas que nos gustó: que todo eran facilidades a la hora de pedir por tamaños. Perfecto para los que queremos probar varias cosas sin llenarnos. Los que no conciben ensaladilla sin gamba, que vengan con ella comida en otro lado.

meson-de-juan-1r

En el Mesón de Juan son imprescindibles las croquetas de cocido, que aunque compactas en contra de lo que a uno le gusta, son de un sabor intenso, notando la buena pringá, sin disimulos de hierbas buenas y otros aditivos más prescindibles.

Llegado este punto me encantaría pedirles por este medio que no toda la comanda llegue a la vez. Quizás es que están demasiado acostumbrados a que la gente tenga poco tiempo para comer. Pero es que me llegué a enfrentar con tres platos a la vez.

meson-de-juan-4-r

Las patatas fritas -de verdad- con huevos son tan sencillas, tan buenas y tan maravillosas como puede ser un simple espeto de sardinas, un picadillo de tomate, unas papas aliñás o una loncha de jamón del bueno: de esos platos que siempre van a triunfar pero que cada día son más difíciles de encontrar en esta época nuestra de la cocina de los “desconocedores o de los demasiado innovadores”. Qué difícil que frían las patatas sin cocerlas. Qué difícil que pongan patatas de las que se toman en casa y no de las que ahora rulan por Sevilla envasadas al vacío en bolsas de 5 kilos. Qué difícil que sepan a patatas. Pues en el Mesón de Juan, al que habrá que conocer más en profundidad, las tienen y a 4,80€ el plato.

meson-de-juan-2-r

Rematamos la comida con plato fuera de carta, también recomendado, que quizá fuera el peor de los que probamos, un roast beef con salsa de mostaza que no decía gran cosa.

meson-de-juan-3-r

Hablando de dineros, comimos dos personas con cafés incluidos por 35€, con mesa y mantel de tela (impoluto, ahora que tanto se echan de menos y que algunos restauradores dicen que no los ponen porque luego no encuentran lavanderías serias). Precios contenidos y platos abundantes, platos que, por cierto, cambiaban junto a los cubiertos al menor gesto del comensal. Qué pena que haya que destacar estas cosas que deberían verse como normales….

Volveremos pronto a probar su barra que al igual que el resto del local también llama la atención por la limpieza y buena insonorización.