No-Lugar

Cuando cocinar es un arte

Por Mentapicada

Nombre No-Lugar
Dirección Trajano, 16 (  )
Horario De 13:30 a 17:00 y de 20:30 a 00:30
Teléfono 661615646
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Hay veces en que buscamos y buscamos y no encontramos cómo titular una crónica. Otras, como en esta ocasión, los titulares se nos agolpan. Y el mérito no es nuestro: «Carta provisional» o «¿Pero dónde nos habéis traído?» o «Sólo para amigos» o «Cucharones y pinceles» o «Cocina real en una ambiente irreal» o …

No-Lugar era una tienda de objetos vintage en la calle Trajano. No-lugar es ahora un restaurante con muebles vintage en la calle Trajano. Los propietarios se han pasado a la cocina. Un artista es la persona que hace obras de arte. Según la RAE, la «persona dotada de la virtud y disposición necesarias para alguna de las bellas artes»…o sea alguien que convierte en bello lo que toca, ya sea un lienzo, un espacio, o unos ingredientes. O los tres a la vez, como en este caso.

El espacio amplio y luminoso te transporta a esos lofts que solo conoces de las revistas de decoración más cosmopolitas. Pero el efecto, curiosamente, es cálido gracias a las maderas, las ocho mesas de entre y seis y ocho comensales, la luz, la atención que recibes, las cazuelitas de barro –y en general toda la cacharrería que utilizan- y, como no, la cocina.

¿Cómo definir esta cocina? Española con muchas influencias orientales….y alguna que otra occidental. Hoy hemos tomado una deliciosa y refrescante ensalada de bacalao, huevo duro, cebolleta y naranja, hemos picado un sabroso couscous de langostinos. A continuación una porrilla de espinacas con patatas, delicioso puré hecho a base de espinacas de hoja entera con cebolleta y acompañado de patatas fritas de verdad. Hemos llorado con un tajin de albóndigas en salsa de cebolla y almendras y hemos rematado con un pollo bariyani o lo que es lo mismo, un sabroso pollo al curry con arroz. Sólo nos ha dejado más indiferente la hamburguesa de buey con queso y setas.

No sabemos si la difícil Sevilla será capaz de apreciar cada detalle de este acogedor espacio y apreciar el toque internacional de su cocina, pero al menos esperemos que entienda que es otra cosa, algo distinto que hay que conservar. Y no hemos hablado de las tartas caseras, ni de los precios. Guarden el secreto pero no se despisten mucho.