Nombre Pescadería Cervecería Loli
Dirección Mercado de Triana, puesto 24 y 25 (  )
Horario De 11:00 a 16:00 y de 20:00 a 00:00
Teléfono 660769065
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Anda que no les va a costar fatiguitas a los promotores del tinglado gourmet del Barranco echar para adelante su proyecto. Entre el mercado de El Arenal y el de Triana van a tener más competencia que los puestos de turrón de la feria. Al final, con tanto puesto gourmet y tanta tienda delicatesen en las plazas de abastos de toda la vida, vamos a tener que comprar el medio kilo de pijotas y la mitad del cuarto acedías por internet…

La plaza de Triana se ha ido transformando poco a poco de negocio a ocio. Nada que ver con aquel genuino zoco que conocimos de niño, con sus puestos achabolados, la luz filtrada a través de las velas de lona, todo forrado de carteles del Betis y fotos de toreros entre verduras y pescaderías, siempre en desaliñado orden… El actual mercado es una higiénica lonja de ladrillos vistos y azulejería por doquier donde fluyen y confluyen olores, sensaciones y personajes. Y sabores. Lo mismo te puedes comer una carne de cebra en un asador llamado Belmonte frente a una pescadería Joselito que jincharte de ostras y chuchi japonés; pimplarte un botellín de Cruzcampo más frío que la mirada de Manolete con unas gastrotapas de autor o ver una obra de teatro, que hasta eso tiene este mercado de arte. Y por supuesto alegrías de la huerta de la mar o la sierra, despachadas con esa personal técnica de venta directa que es el diálogo seductor del tendero con su clienta.

Hoy paro en lo que fue la pescadería Loli, famosa por sus atunes. Peces de acero que se ronqueaban a la vista del cliente. Ahora la susodicha acompaña a su hijo José Manuel guisando arroces y otras marinerías en un reconvertido bar de buenas tapas.

Marrajo en salsa de tomillo, bacalao con tomate, atún de mil maneras: con mermelada de tomate, encebollado, guisado; hasta con cebolla caramelizada lo tapean. Tienen buen marisco y casi todo el pescado de su vitrina que se puede tomar en la barra, se puede llevar a casa. Como los ligues.

Recomiendo su ensaladilla rusa, de la que despachan a diario 20 kilos. Como su Cruzcampo fría, de la que reconocen tirar 10 ó 12 barriles diarios y que pide un pulpo cocido de gran categoría, ya que ellos usan octópodos de 4 kilos para que las rodajas sean grandes y queden tiernas.

Y como no, el arroz. Si no se espabilan no lo prueban. Yo tuve suerte y Loli me rebañó la última tapa a la cual me apliqué con un excelente Monasterio de San Miguel, Ribera de Duero de la misma advocación que el mercado gourmet de Madrid que no tiene ni la mitad de gracia que este, dónde va a parar.

Post-tapa: No se pierdan en el puesto de enfrente, los yintonis que preparan unos chinorris que no tendrán más de 25 años. Una cosa. Se llaman Donde Juan Carlos.