Nombre Porta Rossa
Dirección Calle Arenal, 5 (  )
Horario De 14.00 a 16.00 y de 21.00 a 00.00 Cierra lunes y domingos tarde
Teléfono 954216139
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Gracias a restaurantes como este se hace justicia a la variada y completa cocina italiana tan rica en sabores y texturas. Esta cocina que en nuestro país es conocida solo por sus pastas y pizzas es mucho más que eso. Su variedad de embutidos, sus originales ensaladas, sus platos de verdura, sus distintas formas de cocinar el pescado y la carne y su oferta de postres la hacen merecedora de un mayor reconocimiento.

Empezamos compartiendo, fuera de carta, unos exquisitos Cornetti de espárragos. Pasta hojaldre muy fina y crujiente rellena de espárragos con una salsa de queso Escamosa tan suave que no le roba ningún protagonismo a los espárragos.

Continuamos disfrutando con otro plato fuera de carta. Ravioli con queso ahumado – Pasta fresca y casera, tan casera como que la había hecho Máximo, el entusiasta copropietario. El toque del ahumado suavizado por una salsa de mantequilla consigue darle un sabor exclusivo.

Tagliolini al Tartufo (trufa y parmesano) Una variedad de pasta que no se encuentra fácilmente en nuestros comercios. Pasta brillante y al dente que acompañada solo por la famosa trufa y un aceite con aroma también a trufa nos demuestra una vez más que lo bueno y simple no necesita adornos.

Pasamos a la carne eligiendo Straccetti, plato arriesgado pues lo tienen que servir recién cortado para no perder el calor que le da la plancha. Se trata de carne aún roja que mezclada desordenadamente con la fuerza de la rúcola proporciona un nuevo gusto. Y a una carne que se deshace en la boca sólo le faltan unas buenas patatas y estas son para comentarlas por su corte y por lo bien fritas que están. La matrícula de honor llega con el toque final de aceite con pimienta verde. La fama de las carnes que este restaurante sirve es merecidísima.

De postre, terminamos con Semifrío de nueces y turrón que no defraudó aunque particularmente nos pareció demasiado dulce, quizás por la combinación de estos dos sabores

Y acabamos, como en todas las comidas, pidiendo la cuenta. Y la repasamos no porque nos pareciera alta, sino por todo lo contrario. Al final va a resultar que sí es posible comer muy bien en Sevilla por menos de treinta euros por cabeza. Un ejemplo a seguir.