Nombre Puerta Caleta
Dirección Camilo José Cela, 2 Manzana 1 (  )
Horario De 13:30 a 16:30 y de 20:00 a 0:00. Cierra las noches de los domingos
Teléfono 954641078
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

«Cocina seria y polivalente en un establecimiento que lleva mucho tiempo mejorando»

Íbamos a menudo a Puerta Caleta cuando abrieron porque vivíamos en los alrededores. Al preguntar nos dicen que ¡hace 19 años que están funcionando! El tiempo para nosotros pasa rápido y nos estropea un poco, pero a algunos establecimientos los mejora, como es el caso del que hoy traemos a estas líneas.

Lo que más nos ha sorprendido es el servicio en un comedor bien “vestido” y tranquilo. O, mejor dicho, aparentemente tranquilo porque sus camareros nos han dado una lección de eficacia, estando pendiente de todo en todo momento. Eso es especialmente importante cuando tienen una barra tan concurrida y una terraza amplia y frecuentada por los residentes de la zona de Viapol.

¿Y la cocina?

Buen producto, bien elaborado, pero con algún riesgo innecesario en las combinaciones que hacen, porque unos aciertan y otros no tanto. Lo que más nos ha gustado es un delicioso salmorejo de remolacha con tartar de setas y rábanos que, cremoso y con un toque picante, nos ha sorprendido y refrescado. Bueno también el ajoblanco, pero la combinación con queso viejo y anchoa no le aporta gran cosa. Quizás tendrían que buscar algo que le vaya mejor. Sí está más lograda la combinación de las alcachofas con foie y una salsa de PX. A continuación un maravilloso plato de riñones de cordero lechal a la plancha con dos partes diferenciadas: perfecta la parte de la casquería y el acompañamiento de puré de patatas, pero a este último le sobra el aceite de trufa, porque distrae el sabor del riñón. Fácil de arreglar en un plato en el que el producto debe mandar. Terminamos con un tataki de atún de verdad, fresco, bien cortado, sabroso y acompañado de una salsa de mayonesa de soja (en un bol aparte, gracias). De los más logrados que hemos probado.

Los postres no nos han entusiasmado, básicamente por la su forma de presentación. Pedimos tocino de cielo y goloso de chocolate (brownie). En ambos casos el ingrediente principal está troceado en medio vaso de tubo y mezclados el primero con mousse de yoghourt y el segundo con nata.

En definitiva, un restaurante que entra por méritos propios en la categoría de veterano y que muestra una cocina sería capaz de atender con la misma calidad al que busca un tapeo informal y al que tiene un almuerzo más serio y comprometido.