Nombre Puerta Carmona
Dirección Calle Alcalde José de la Bandera, 15 ()
Horario De 6:30 a 17:00
Teléfono 954533036
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Hace ya bastantes kilómetros de almanaque que muchos sevillanos estamos circulando por la vida con el chivato de la reserva económica encendido. Vamos, que a esta altura de la película el que más y el que menos, está a dos velas, pegado a la pared, tieso, canino, tiene menos fondo que una bandeja o está a la cuarta pregunta. Hablamos de la llamada -al cursilón modo- sociedad civil no de la clase política, que esa no tiene problemas ni necesita de bares como el que viene hoy a esta página.

En una callecita muy tranquila entre el reloqueo de coches y bloques de pisos que hay en La Florida, tienen un bar de menús la collera formada por Paco Carrasco y su costilla, María Gracia. Lo que se venía llamando en tiempos una casa de comidas. Allí, en unos pocos metros, reúnen comedor con mesas, baños, cocina, un mostradorcito por donde despachan y una ventana con alfeizar para tapear. Aprended de distribución de espacios, arquitectos de mis entretelas…

En la susodicha ventana, al calor de Lorenzo, se puede degustar una Cruzcampo de barril la mayoría de las veces helada y muy bien echada. Zumo de lúpulo que pide cositas como su ensaladilla rusa casera con sus papas y su huevo duro picado, o algo más contundente como un menudo de la casa (de la casa Rogusa como el 90% de los que se despachan en Sevilla) que ellos arreglan dándole un meloso y choricero toque casero que se pega a los labios. Tapas a 2,2€ y cañas a 1,1€, más barato que en el Mato.

Tienen un trato familiar con una clientela de todos los pelajes, donde se mezclan ejecutivos y obreros que acuden allí al desayuno o al menú que Paco lleva escrito en una libretilla. Minuta a 8,50 € donde se puede elegir entre ocho primeros y ocho o diez segundos platos, postre, pan y bebida y que cambia a diario, además de despacharlo para la calle. Entre los primeros podemos encontrar cola de toro, huevos a la flamenca, salmorejo, albóndigas en salsa o un arroz. En los segundos, merluza al limón, pez espada, lagrimitas de pollo, pavía de merluza, huevas fritas, tortilla de papas… Y todo lo anterior tapeable en algún rinconcito de su barra o su ventana con pretil de mostrador.

Cocina de manual, sin trampa ni cartón, donde se ve el jarrete de ternera entre las papas guisás, las patatas fritas son de verdad y el pan frito guarniciona sus espinacas garbanceras. De la libreta de Paco salen filetes de hígado, de caballa plancha, venado en salsa, alubias con chorizo… Así desde que en 2006 cerrasen Los Caños en lo que hoy son las ruinas de La Florida, para insidia de los responsables municipales de la cosa del urbanismo.

Y con esto nos vamos por hoy que ya van ustedes bien servidos.