Nombre Restaurante Almansa
Dirección Calle Albareda, 13 (  )
Horario De lunes a sábado de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 0:00. Domingos de 13:00h a 17:00h.
Teléfono 955648718
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

“La procedencia, la maduración, la forma de atemperarla y las brasas garantizan una experiencia carnívora incomparable”

Con lo difícil que era encontrar un sitio para comer buena carne en Sevilla, y desde hace tiempo están proliferando en nuestros restaurantes unos expositores -no sabemos si subvencionados por sus proveedores- con unos chuletones que quitan el hipo.

Pero Almansa es otra cosa. Hace un año escribíamos de ellos cuando abrían al principio de la calle Zaragoza y ahora vuelven aquí al reaparecer junto a la entrada del parking de Albareda, también en el entorno de la Plaza Nueva. No sabemos las razones de la mudanza pero da lo mismo.

La carne que ofrecen – y cómo la ofrecen – es sobresaliente. El género es indiscutible, porque de casta le viene al algo, pero además la maduración, la forma de atemperarla y el trabajo en la brasa hacen el resto.

Hemos probado hoy un chuletón de vaca -del Norte de España sencillamente redondo , en su punto de maduración y, sobre todo, sabrosísimo . Sólo le faltaron unas patatas fritas, que hay que pedir expresamente.

Del resto de la comida de hoy destacamos una tortilla especial de bacalao, que es realmente especial y que, tras el revuelto que hacen los Maera allá por el barrio León, es de lo mejor que se puede tomar en materia de huevos y bacalao.

La morcilla de burgos con el huevecito de codorniz estaba buena, pero puede prescindir perfectamente del segundo ingrediente. La corvina a la roteña también se deja comer. Terminamos la botella de tinto con una crepe de dulce de leche que aún estamos saboreando. Excelente.

El comedor se sucede, sin solución de continuidad, con la zona de barra y de mesas altas, lo que por una parte hace más animado el almuerzo o la cena, pero por otra resta algo de intimidad. La amabilidad del servicio ayuda en todo. El ligero aroma a carne que impregna el establecimiento acompaña pese a que a algunos pueda incomodar. La carta es quizás demasiado larga para poder mantener un nivel alto en todo, pero aquí el protagonista absoluto es la carne – y la brasa- y todo lo demás pasa a un segundo plano. En definitiva, “Almansa, pasión & brasas” como reza una leyenda en sus ventanales.