Nombre Rocala
Dirección Gran Plaza, 9 (  )
Horario De 12:30 a 01:00
Teléfono 955261951
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Rocala lo ha montado la noble gente de La Raza en la imponente casa que antes ocupaba Al-Mutamid, en la Gran Plaza. Una gran barra en la planta baja donde destacan al fondo los depósitos de Cruzcampo Origen ─directamente traída de la fábrica─ y una segunda planta puesta al día con diseño y mobiliario cuidados y actualizados y en la que sobresale la mesa redonda del final. Además tiene dos zonas de terraza estupendas.

¿Qué llama la atención de Rocala?

rocala7r

Las veces que hemos venido aquí se nota el cambio de dirección de la cocina para mucho mejor. Desde la entrada del chef Antonio Bort ─como contaba aquí mismo GURMÉ─ se ha cambiado el 70% de la carta y los platos nuevos son de resaltar.

Me siento y el primer detalle que aprecio es una cesta con un buen pan y unos picos y aquí en el restaurante Rocala lo bordan.

Con un dulce pan de nueces, un tierno pan integral, unos picos de cristal y buena regañá hay que tener mucha fuerza de voluntad para no acabárselo de una sentada antes de que llegue la primera tapa.

Empezamos probando

rocala2r

Aunque como la cocina y servicio son muy rápidos, no existe tal problema: en un abrir y cerrar de ojos tienes la comida servida, hasta tal punto que te sirven todos los platos casi a la vez y antes de haberme comido la mitad de mi tapa ya tenía otras 3 en la mesa.

La próxima vez pediré los platos de uno en uno, ya que esa parte ─la de ir gestionando la comanda─ parece que aún no la dominan. Pero los camareros son muy atentos y cuando pides algo al momento están ahí.

Las tapas son generosas y a un buen precio. Resalta la variedad y originalidad de los recipientes en los que te van trayendo lo solicitado, aunque alguno son demasiado poco prácticos, especialmente el cubito en el que estaba servida la ensaladilla cremosa de pulpo con mayonesa de pimentón ahumado.

Al coger la ensaladilla casi se te caía del recipiente y no había un plato debajo del cubito por si eso ocurría o para dejar el tenedor en vez de ponerlo en tu plato. Eso sí, la ensaladilla estaba muy buena y la salsa de pimentón ahumado toda una experiencia con la bien cocida patata y el pulpo.

Por el contrario, un acierto como recipiete y como plato  es la sartén en la que se servía el arroz meloso con mollejas de ternera, sugerencia de la semana. El único pero a este arroz meloso es que no tenía nada de meloso, un fallo no sé si de la carta o de la elaboración. Melosidad aparte, el arroz estaba en su punto y las mollejas jugosas y combinadas perfectamente con los otros ingredientes: pimiento rojo y verde y cebolla.

rocala1r

rocala3r

¿Qué destaca?

Si tuviese que elegir tan solo un plato de este restaurante de la Gran Plaza sin lugar a dudas escogería sus gyozas. Estas gyozas de gambas al ajillo con jugo de kinchee son una maravilla y cada bocado es un homenaje al montadito de gambas con alioli de nuestra juventud.

rocala4r

Una sola tosta de sardina por 3€ puede parecer un poco caro, ¿no? Puede ser, pero no la que te sirven en Rocala. Sobre pan de cristal, un tartar de piña y unas gotas de mayonesa de jalapeño descansa una pieza de sardina de calidad perfectamente integrada.

En este plato la mayonesa de jalapeño no tiene un papel protagonista teniendo en cuenta que la piña atrae toda la atención con esa acidez y dulzura característica haciendo la mayonesa casi imperceptible. Tal vez si la mayonesa estuviese más concentrada tendría más personalidad.

rocala6r

El único pero de la jornada fue el wok de noodles con cocochas y gambones. Lo mejor el sabor de los noodles y de hecho la primera impresión fue buena. Pero enseguida nos pareció que no estaban integradas ni las cocochas ni los gambones ─si se les podía llamar así por su tamaño. Los noodles también hubieran ganado con un poco de alioli en un lado del plato para combinar a modo de fideuá.

rocala8r

¿Y de postre?

Para terminar pedí de postre creps de plátano con sopa de choco y dulce de leche. De nuevo no tardaron nada en traer el plato. La sopa de chocolate en la que estaba era amarga al contrario que el dulce de leche que cubre el crep, y aunque puede sonar bien la mezcla del choco y el dulce de leche no lo era tanto. El crep estaba relleno de helado de plátano en vez de plátano real. Tampoco le daba mucha personalidad el fino espolvoreado de pistacho. En visita anterior probé otro postre ‘Construyendo una cookie’ y tampoco nos entusiasmó.

rocala9r

Pero el resultado final de la visita es estupendo. La Raza ha cambiado de aires, ha sido capaz de entrar con notable en un concepto de restauración actual y valiente, con unas instalaciones e imagen de primera. En Sevilla, en Nervión ya hay un nuevo bar y restaurante de referencia.