La Collera

Bar La Collera: «Vamos a dejarnos de tristeza»

Por Euleon

Nombre La Collera
Dirección Rafael Salgado, 23 (  )
Horario De 7.30 a 16.30 y de 20.00 a 00.00 Viernes, de 7.30 a 00.00. Sábados y domingos de 12.00 a 00.00
Teléfono 615698081
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Ahora se ha puesto de moda llamar a los gastrobares con adjetivos un tanto ordinarios. Si ustedes se dan una vuelta por ahí verán sitios con nombres parecidos a «La Cachonda», «La Chivata», «gastrobar La Majadera», «Tapería La Porcachona», etc. Más que nombres de restaurantes parecen los apodos de las niñas de alguna casa de trato de principios del siglo pasado.

Como diría el maestro Burgos, la taberna de hoy se llama La Collera, pero se pronuncia «el bar de Curro». Y es que su propietario, que viene de la estirpe de la añorada Venta Ruiz, se llama así, Curro Ruiz.

¿Qué hay detrás de La Collera?

BAR LA COLLERA EN BAM

La Collera tuvo una primera época durante los felices ochenta en la calle Padre García Tejero y los que peinan canas o se pasan la toalla por la calva recordarán aquel entrañable y caótico bar donde quedaba lo mejor de cada casa para aquellas noches que fueron locas, entre copas y chavalas emperadoras de los imperios imperiales…

A Curro le dio un avenate y cerró aquella gloriosa época, para volver a abrir en Bami hace unos años un bar con la serenidad y el equilibrio que da la edad. Un bar diseñado por el arquitecto Javier Jiménez Sánchez-Dalp, con una amplia terraza en esquina que, sin embargo, no ha perdido la esencia y la impronta de Curro: calma, buen ambiente y mucha amistad donde arrancar de temprana mañana con los desayunos molleteros, tan apreciados por el personal sanitario de la zona.

Aquí hay reuniones que no necesitan teléfono alguno para quedar. Cuando el sol marca la medida, allí van apareciendo los de siempre con la escasa prisa que marca la rutina. Lo mejor de La Collera es que lo que tiene, lo tiene bueno y bien servido.

Sin artificios ni pretensiones

TORTILLA DE PATATAS EN EL BAR LA COLLERA EN BAM

Si es tinto, buen tinto a su temperatura y en el cristal que toca; si es Cruzcampo, lo mismo. O manzanilla o Tío Pepe. Sin atosigar ni avasallar: con el compás que va marcando la solanera al darse la vuelta en la esquina; que Curro no tiene prisa ni nadie que se la meta.

Con la cocina, tres cuartos de lo mismo: carrillá, riñones al jerez, ensaladilla rusa o salmorejo, tapas copiosas y en perfecto estado de revista y sabor. Hasta algún guiño a la modernidad hay por aquí como unas sardinas marinadas con guacamole muy conseguidas. Pero no se pierdan dos cosas si es que las hay: el potaje de garbanzos con chorizo y morcilla y la carne mechá.

BAR LA COLLERA EN BAM

Si usted tiene edad de haberla probado en su día en la mentada Venta Ruiz, le traerá al paladar el escalofrío del recuerdo porque ésta y aquella están hechas por las mismas manos.

Y todo lo dicho con un buen servicio que permite prolongar las veladas hasta la tarde, entre copas y amigos como los mozos duros, o en esos veladores donde nunca se pone la alegría ni amanece la tristeza.