Nombre Casa Pepe (Calle Sierra del Castaño, Sevilla)
Dirección Calle Sierra del Castaño, 1 (  )
Horario De 7:00 a 2:00
Teléfono 954239118
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Hace unos días escuchaba este relator de tapas y vasos, en una conocida sede “barlamentaria”, la siguiente sentencia: “Cómo estará la cosa que tengo una cuenta en Suiza y la tengo en números rojos.” Y es que la gente ya se lo toma a guasa. No hay día que se eche uno a la cara el periódico o el televisor y no salga, o bien una mangoleta de gran categoría, o bien la imagen de un personaje conocido entrando en un coche con las manos en la espalda y el guardia civil agachándole la cabecita para que no se dé con el quicio de la puerta, camino de la trena. Y mientras tanto el resto de las criaturitas de este país pasando, para llegar a final de mes, más fatigas que una tortuga cruzando una autopista.

Estas cosas toman dimensión cuando se viven desde un bar de barrio. Como Casa Pepe. En pleno Tiro de Línea, frente por frente al polideportivo. Un puesto que antes era más bien cutre y al que la familia que lo ha cogido, además de escamondarlo, le ha dado un buen aire de bar de barriada. Al ser un puesto, es exterior, y eso le da un aire agradable y luminoso. Sus veladores se animan sobre todo los fines de semana, y a la hora del desayuno en su mostrador se despachan buenos calentitos -hechos allí mismo- que para eso tienen el equipo completo de calentería y un surtido amplio y variopinto de tostás, donde señalo la de zurrapa casera de lomo nominada para un michelín estrella. Allí todo es de cocina y además se ve. Para ello tienen a un cocinero con tan malas pulgas como buena mano para los fogones. Además, las mujeres de la casa se meten y lo mismo guisan y atienden, que tienen el bar como un jaspe.

De tapeo no se llevarán una estrella Michelín, ni falta que les hace. Quédense con una tapa de michelín estrella: sus chicharrones. Fritos a diario y por lo tanto, calientes y crujientes. De michelín riñonero total. También hay que destacarlos por su cazoletita de gambitas al ajillo o al Tío Pepe que además lleva jamon y setitas y por su chipirón plancha o frito. El menudo casero también contribuye al michelín estrella, tanto como la carrillera o el serranito. Y es que como buen bar de barrio, aquí las tapas son anchas y dejan a uno listo de papeles, o sea, harto. Además, tienen un menú diario de buen guisoteo.

El vecindario se lo pasa bien y eso es lo que cuenta: buen ambiente familiar, una Cruzcampo excelente de tiraje, y precios de protección oficial.

Oiga, ¿para qué queremos más?