Quorum

Andante moderato

Por Mentapicada

Nombre Quorum
Dirección Tabladilla, 2 (  )
Horario De lunes a viernes de 8:00 a 0:00. Sábados de 12:00 a 0:00. Domingo de 12:00 a 16:30
Teléfono 954612197
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Conocimos Quorum gracias a la semana de la pasta Garófalo que organizó este periódico. En concreto probamos allí una espléndida pasta schiaffoni (un macarrón muy grande para entendernos) rellena de tartar de atún con salsa tártara (valga la redundancia). Y a partir de ahí nos dimos cuenta de dos características de su oferta: el atún de todas formas y colores y una variedad de pastas Garófalo que ni un italiano: distintos tipos de pastas para recetas muy dispares.

Pero empecemos por el principio. El local es agradable, amplio y luminoso (de día, porque la iluminación de la noche es un poco fría), con paredes y maderas claras. Tiene, además dos pequeños reservados, una terraza cuya originalidad es que está dentro del espacio del local y no fuera, y unas mesas altas para tapear junto a la barra.
Comenzamos con una sabrosa -y distinta – ensalada de algas con vinagreta de curry y cacahuetes a la que enseguida siguieron unas riquísimas croquetas de carrillada .También picamos unas brochetitas de pollo con soja y lima , correctas.

Entramos en materia con el atún y, de las diez variedades que ofrecen, nos quedamos con el tataki con sésamo tostado y el tarantelo con puré de almendras . Por cierto ofrecen un menú degustación sólo de atún rojo por 40 euros, que no preguntamos pero que debe ser un festín.

Cambiamos el registro y nos atrevemos con otra pasta, en este caso nero al wok thai con langostinos y verduras entretenido pero con poco sabor. Y terminamos con una cola de toro extraordinaria, que es lo último que nos esperábamos encontrar aquí.
Cerramos el festín con una tarta de merengue con hojaldre y dulce de leche que nos miraba desde que entramos en el restaurante y que cumplía con las expectativas de su aspecto.

Quorum está fuera del circuito tradicional de tapas (el Porvenir queda un poco alejado) pero vale la pena acercarse e ir conociendo su cocina en una atmósfera que, traducida a tempo musical, nos atreveríamos a definir como andante moderato, y con un servicio al que se le notan las ganas de agradar.