Nombre Tapas Viapol Center
Dirección Pirotecnia s/n (  )
Horario De 12:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Teléfono 954537300
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Resulta curiosa la escasa originalidad de los sevillanos a la hora de emprender una empresa, valga la redundancia. Suele ser parecida a la misma que para elegir tono para el móvil, por poner un ejemplo; casi siempre nos abonamos al rancio timbre nostálgico que la mayoría ni hemos conocido. Decía esto porque aquí, en cuanto se juntan tres amigos aburridos con dinero, con una herencia o un nene con 3 meses de cursillito de cocina y papá con taco, lo primero que se nos ocurre es montar un bar, dar el pelotazo e intentar forrarse trabajando menos que el forense del equipo A.
No es el caso de José Antonio Sánchez, dueño del bar que traemos a estas grapas. José Antonio aprendió el oficio de camarero en el mítico Casablanca de la calle Zaragoza -que sólo tiene que ver con el de la avenida en el nombre y, por supuesto, nada que ver con los Casas Cuesta de derribos Otero-. De aquella escuela de verdad de hostelería nacieron para jolgorio de los amantes de la tapa el Rincón de la Buhaira y Viapol.

Ahora Sánchez da el salto a un centro comercial. El sitio había que verlo; por aquello no daba un duro nadie y a base de trabajo y calidad, al menos los fines de semana, está a reventar.
Buen bebercio con una carta de moyates clásicos (Muga, Mataromera, Beronia, Viñamayor, Protos etc.) y un comercio basado en lo clásico. Una carta de tapas buena de pitón a… rabo de toro en croquetas, pasando por el taco de atún a la salsa de perdiz, la tortilla al whisky, los bitoques de ternera a la pimienta, los bocaditos de calabacín y marisco o el santo patrón de las barras: el sanjacobo.
El local dice poco y tiene una cocina demasiado a la vista. En esto de la cocina pasa como con los dentistas, que es mejor no verlos trabajar. Su barra en L mayúscula (ya vale de mostradorcitos, qué manía joé), tiene detalles como las servilletas de papel suave y la cubertería grande a disposición del cliente. De la mentada carta de vinos me quedo con un Viñafiel, diseñado por el enólogo Javier Compás, que dura menos en la copa que el soberbio arroz inspiración de la cocinera de Viapol. Tampoco desmerecen los guisos del día como el cocido o los cascotes y es que en esta cocina se dan una mano especial para ellos. Los calamares a la riojana son la mejor prueba.
Otra de las ventajas del nuevo Viapol tapas es su amplia terraza, con espacio suficiente para que potreen los niños mientras los padres alargan la sobremesa escuchando música de vidrio con acompañamiento de hielo de la amplia colección de licores que poseen.
En estos tiempos de novelerías, si quieren sabores seguros, ya saben.