Nombre Paco España
Dirección Alfarería, 18 (  )
Horario De 13:00 a 16:00 y de 20:30 a 00:00
Teléfono 637575749
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Andurreaba el menda hace poco por el arrabal alfarero con la intención de probar la nueva tasca que había abierto un conocido tabernero de toda la vida, famoso por su floreada cocina trianera. Pero he aquí que cuando fui a por los huevos esparragaos, el «gachó» me dice que se ha liberado de la cocina clásica y que ahora hace «cocina libanesa».

Ya saben, humus, falafel, y esas cosas. Pues ya estoy yo en mi casa, pensé, y para curarme la decepción me metí en lo de Paco España. Y es que España es la madre patria de los sabores eternos que siempre recoge a los desengañados. De su ensaladilla hay poco que decir, cánones estrictos de papa y gambas, sin artilugios ni presentaciones indecorosas, tan solo una mantita de mayonesa arropándola y un par de roscos de reglamento. De diez.

Taberna Paco España, barra del establecimiento

Taberna Paco España, barra del establecimiento

Uno como ya no tiene arreglo, se echa en brazos de su menudo con garbanzos haga calor o frío. Otra joya. Siempre tienen su plato del día, y de ellos la sopa de tomate es ineludible. Recuérdenlo. La taberna de Paco España es una, es grande porque está hecha de varios locales anexionados que abren según la bulla del día y tiene una acera para cervecear -aunque sea pasándose los coches por la taleguilla- y libre de mugre porque yo no he visto sitio más escamondado que éste.

Ojalá la otra España estuviera igual. Tiene un solomillo de novillo que sirve con patatas de cuchillo y pimiento fritos de lujo, como su salmón en tacos con aceite, alcaparras y huevo duro. Lujurioso. Si van despacio estrénense con su salchichón ibérico cortado en bastoncitos, perfectos para ensalivar el comedor antes de atacar sus croquetas de puchero. Gloriosas. La familia está en todo; en la barra y en la cocina y eso se nota.

Selección de platos en Paco España

Selección de platos en Paco España

También en bastones ponen una carne de ibérico guarnicionada con patatas caseras, lujosa. De ibéricos son sus chacinas pero les recomiendo encarecidamente su queso curado, añejo o pestoso, que viene de serie con cabello de ángel. No hay nada más trianero que birrear en su acera y atender al molesto megáfono que te avisa de tu plato, salvo cuando hay poca gente que suelen atender la calle.

Esa noche al fresco… Y lo mejor, para mí, su Cruzcampo. Vaso fino de sidra, enfriado en palangana de agua helada, tirado de grifo hasta la mitad. Cómo será que Miguel España dice que hay quién se toma una cerveza de postre antes de irse… Olé. Por cierto,  no se me olviden de sus montaditos, sobre todo el de la Casa-, siempre en pan recién horneado e ideales para acompañar a algunos de sus vinos de Jerez. Y yo me despido como reza su carta: «está bien ser abstemio pero con moderación». Tela.