Nombre Criaito
Dirección Mercado de Triana, Plaza del Altozano (  )
Horario De martes a domingo de 13:00 a 17:00
Teléfono 680708439
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

«El mercado de Triana acoge este restaurante con una carta realmente abierta a la imaginación y a los puestos de alrededor»

Este restaurante nació originariamente como una sucursal del Otaola del mercado del Porvenir, el primer restaurante especializado en arroces que, después de muchos otros intentos, ha conseguido triunfar en nuestra ciudad.

Criaito -que toma su original nombre de una manzanilla de Sanlúcar- y pese a su recién estrenada independencia de la casa matriz, ha mantenido una carta casi idéntica. Algo así como lo que ocurrió con los sucesivos Sabinas (y Jarisas) que abrieron en las últimas décadas en nuestra ciudad.

Pero ¿todo es igual, entonces? No, ni mucho menos. En la carta “oficial” apenas hay dos o tres novedades (un marinado de atún, un salmorejo, un surtido de quesos) pero en la realidad del día a día su actual propietario, que por orígenes es un enamorado de la cocina tradicional sanluqueña, está empeñado en rescatar recetas familiares vinculadas y por ello sorprende, fuera de guión, con platos como su particular ropa vieja o los exitosos calamares rellenos. Cada día, en definitiva, se saca de la chistera algún guiso o plato familiar.

Y la segunda novedad es que, aparte de lo anterior, en su diario paseo por la plaza de Triana donde están ubicados, selecciona los pescados, verduras, mariscos, que le entran por los ojos y comparte esos hallazgos gozosamente con su clientela. Incluso no te pone caras raras si eres tú quien los compras y se los llevas para que te lo preparen.

En este nuevo camino que han iniciado sólo tienen que mejorar la receta de lo más básico (papas aliñás, ensaladillas y tortillitas de camarones, que están aún un punto por debajo de los de Otaola, aunque esté feo comparar) y seguir con los arroces, su principal divisa (con cuidado de no hacerlos demasiado potentes). Eso sí con una innovación poderosa que se merece figurar con letras de molde en esta torpe crítica: su arroz cubano con tomate frito y huevos que presentan con una base de arroz seco hecho en paellera. Un plato que justifica por sí solo una reserva para ir a conocerlos. El local, recientemente ampliado, tiene una cierta incomodidad por estar en mitad del Mercado pero, a la vez, ese es su encanto -junto con lo bien montado que está-, un servicio muy agradable y ese ir a ver qué se les ocurre distinto en la cocina hoy.