Nombre Peña Eindhoven
Dirección Virgen de Guaditoca, 6 (  )
Horario De 12:00 a 00:00
Teléfono 954459107
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

De un tiempo acá, en esta ciudad, se ha desatado una inusitada y frenética pasión viajera. Es como si a algunos les hubieran regalado un kilométrico de aquellos antiguos… Mónaco, Glasgow, Madrid, Praga, Eindhoven….
Hoy les traigo una peña de amigos de los viajes: Eindhoven, situada detrás del río Betis, en Los Remedios, y formada por buena gente con aficiones comunes: los viajes, el carnaval, el balompié hispalense y el buen yantar.

Con César Cadaval al frente, éstos compañeros de viaje han creado un local de ambiente (futbolero) donde se puede pasar un rato simpático y sobre todo disfrutar de un tapeo memorable. Para ello, no se han andado con chiquitas y han fichado a todo un galáctico de las afiladas barras sevillanas (Pacorroble dixit): Periqui.
Periqui viene de una de las dos canteras de buenos taberneros sevillanos, a saber: el Aljarafe (Villalba del Alcor en este caso) y las verdes montañas cántabras.
Una jornada en lo de Periqui debe empezar con una Cruzcampo excelentemente tirada y unas gambas blancas de Huelva que no se las salta un concejal. Tiene Pedro, pocos tintos pero muy buenos, entre los que me quedo un Ramón Bilbao crianza que entra divinamente con un menudo que hace honor a su nombre: ¡menudo menudo -valga la dilogía-el que despacha el de Villalba! Perfecto de melosidad y gelatinoso en los últimos rebañones. Lujo. Más cositas: Asaduras y carrillera ibérica: de pedir pan y pañuelo. Pan para mojar y pañuelo para secarse las lágrimas y homenajear a la cocina por el golazo de tapa. Ensaladilla de gambas, guisos y fritura de pescado; Periqui conoce el secreto del grial de las tapas hispalenses, tiene el duro y lo cambia cuando quiere. Huevas fritas y salmonetes pequeñitos, perfectos de fritura y frescura. Más tinto y nos metemos con unos huevos estrellados con chistorra y jamón con la infalible excusa de terminarnos la botella. La carta es más extensa de lo que parece y continúa con atún a la plancha y pisto, chipirón, los bartolitos (especie de flamenquín de la casa), bacalao frito, solomillo al whisky, montadito de ternera… Por raciones se puede encargar un arroz con bogavante, con perdiz, los revueltos… enseguida iban a comer así en Eindhoven.
Yo me pregunto, ahora que empieza la vigilia, ¿No van a poner un poco de verde? Unas lechuguitas, unas espinacas… Sin segundas.
El televisor siempre dando fútbol y la parroquia soñando con que su presidente meta a su chirigota en la final, sí o sí… me refiero a Los Pre-paraos, no se equivoque nadie.
Eso sí, un “escamondao” al bar, para devolver el color blanco “palangana” a sus paredes, no vendría nada mal. Y de paso un extractor, no para bajar los humos, pero sí para no llevarnos el recuerdo de la cocina en la ropa.