Nombre Restaurante Yamazaki
Dirección Plaza de la Encarnación, 20 (  )
Horario De 13.00 a 16.00 y de 20.30 a 00.00
Teléfono 954561712
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Ha sido de manera progresiva y en los últimos años. La ciudad, casi sin darse cuenta, se ha ido enriqueciendo con numerosos bares y restaurantes de comida japonesa. Algunos de ellos dejan bastante que desear. Todo hay que decirlo. Pues su oferta no va mucho más allá del sushi de dudosa calidad y precio reducido. Pero el Yamazaki no es de los que entra en esta generalización. Es una gran noticia.

¿Qué se puede encontrar en Yamazaki?

SEVILLA. 03-11-2016. RESTAURANTE YAMAZAKI EN LA PLAZA DE LA ENCARNACIÓNS. FOTO: LAURA ÁLVAREZ. ARCHSEV.

Este restaurante de reciente apertura se encuentra en una esquina de La Encarnación. Cuidado con esto. Pues en la misma plaza hay otros rincones ocupados por establecimientos orientales.

El Yamazaki aparece sigiloso junto a la majestuosa iglesia del Valle. Su terraza es agradable. La carta, equilibrada. Tanto por su extensión como por los precios. Y el servicio, adecuado. A veces algo lento entre la llegada de un plato y otro. Pero siempre con una actitud de enorme simpatía.

¿Pero qué encontramos en su cocina?

En primer lugar, unas gyozas de gambas, ensalada sunomono y namaharumaki. Esto último resulta casi obligatorio pedirlo. La verdura es excelente y las especias que lo acompañan traen un pique suave y delicioso. En la imagen pueden ver de qué les hablo. No le hace falta el aditivo de la soja porque puede batallar él solo. De veras. Estamos ante una caricia japonesa.

yamazaki1-r

El sashimi es el único plato que no nos ha convencido las veces que nos hemos sentado en esta casa. En una cocina fundamentada en el corte de cuchillo, el grosor excesivo tanto de las piezas de atún como las de salmón es algo que resta a la hora de llevárselas a la boca.

Con la lección bien aprendida, nos decantamos por un variado de sushis y otro de uramakis. Hay que echarle el ojo a la oferta que se encuentra fuera de carta. Así el nigiri de buey con huevo de codorniz se convierte en otro imprescindible del Yamazaki. Quien lo probó lo sabe, dijo el poeta.

yamazaki-2-r

La fritura de la tempura de verdura es muy buena. Y los arroces, de pollo o de gambas, son excelentes. Incluso mejores que los fideos yakisoba. Si vinieran servidos sobre un cuenco no haría falta reclamar tenedores. Evitaríamos la pelea entre los palillos y los granos que cabalgan a su antojo sobre el plato llano. yamazaki-3-r

yamazaki-yaki-r

¿Y qué pasa con los postres?

Desde luego, no son lo mejor de la carta. El helado de té verde es original. Aunque en esta ocasión decidimos probar algo nuevo: gelatina de mango. Si esta no nos terminó de convencer, la sopa de chocolate blanco, con una presentación austera pero eficaz, fue la guinda perfecta para culminar un buen almuerzo.

El Yamazaki huye de los tópicos. Huye de las peceras y los gatos orientales. Solo quiere gustar, seducir. Y lo hace con la simpatía de sus camareros. A través de una apuesta honesta y de calidad. No es el mejor restaurante japonés. Tampoco nos engañamos. Pero ocupa un trono que hasta entonces estaba vacío en la capital hispalense. Aquel que oscila entre lo distinguido y económico. Qué aproveche.