Entrada

Andalucía, riqueza vitivinícola de este a oeste

Todas las provincias andaluzas -a excepción de Jaén- están representadas en el mundo vinícola, si bien hay hasta unas seis denominaciones de origen (D.O.), Montilla-Moriles, Jerez-Xérès-Sherry, Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, Condado de Huelva, Málaga y Sierras de Málaga. Así lo indica la sumiller, Mara de Miguel, quien ha elaborado un análisis de la geografía andaluza vinícola.

Andalucía
posee
seis
denominaciones
de origen

De Málaga son famosos los moscateles, vinos dulces que casan muy bien con quesos de oveja, vaca e incluso azules, y por supuesto, con los curados. También sorprende el vino de Cortijo de los Aguilares de Ronda, un rosado espectacular, perfecto para pescados asados, salmón, atún, pastas con salsa blanca, queso y jamón. Está elaborado por maceración en frío del mosto con los hollejos de las variedades que lo componen, 33% Merlot, 33% Tempranillo, 33% Sirah.

Camino de Córdoba, se encuentra la denominación de origen Montilla-Moriles. El fino Benavides de Bodegas Baldomero Moreno es apropiado para mariscos, salmorejo, o guisos como cocidos y estofados. De la misma zona es el amontillado de Pérez Barquero, un vino que sirve como aperitivo porque tiene una enzima natural que actúa abriendo el apetito. Es perfecto para carnes blancas, comida asiática y mexicana y boquerones en vinagre.

La provincia de Cádiz es mundialmente reconocida por sus caldos, concretamente, los de Sanlúcar y Jerez. De esta última localidad destaca su Brandy, ideal para acompañar chocolates que tengan más de un 75 por ciento de cacao o chocolate con frutos secos.
Un caso curioso es el proyecto que lleva a cabo el Equipo Navazos, premiado por recuperar botas perdidas. Este hecho está poniendo en valor vinos desaparecidos y situando el nombre de los caldos andaluces en la alta gama. Un ejemplo de su trabajo es la Bota de Fino de Macharnudo Alto, elegante para los ya iniciados en el mundo de los vinos generosos.

Sevilla tiene buena representación en los vinos de Morón o Umbrete, donde destaca su mosto achampanado, un vino con carbónico y burbuja natural que lo convierte en un vino de copeo y para abrir boca que se deja degustar rápido.

Llegando al oeste, en Huelva predominan los vinos cítricos, de frutas de pelo y hueso, pera blanca y con toque de melocotón. Como los Condado de Huelva, un blanco, joven afrutado que va bien con ensaladas de fruta y pescados blancos a la plancha y crustáceos.

En el lado opuesto, en Almería están los vinos de las Bodegas Alto Almanzora de Lúcar, que ofrece tintos, rosados y blancos, caldos realizados con variedades nobles, como la Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Syrah, etc.

La Alpujarra de Granada, sin embargo, es conocida por sus vinos de mucho toque mineral, por el suelo que lo cultiva y su altura. Posee las bodegas “más altas” de la península, como Barranco Oscuro situada a 1300 metros.

En cuanto a los vinos tintos, las bodegas andaluzas han intentado abrirse a nuevos mercados, pero “hay pocas referencias de tintos de calidad”, indica Mara de Miguel.
Surge ahora la necesidad de reformar las bodegas, ya que su implantación necesita una temperatura constante y las bodegas andaluzas son características por su construcción hacia arriba, mientras que el tinto necesita de bodegas bajo tierra para su conservación. Los viñedos de tinto son muy jóvenes y están dando un sabor herbáceo que difiere del sabor final que debe tener el vino.

En cuanto a los gustos de los consumidores andaluces, es curioso descubrir que prefieren los sabores dulces antes que los astringentes como puede pasar en el norte del país, porque realza el final de la comida y es apto a todo tipo de paladares.

Enlaces sobre vinos andaluces
Bodegas
Vinos de Andalucía
Conoce los vinos andaluces
Blog sobre vinos andaluces
Nuevos vinos andaluces
Vinos andaluces
Denominaciones de origen de Andalucía