Entrada

Helados. Propiedades nutritivas y sabores exóticos


El verano es la época idónea para consumir estos dulces tan sabrosos y refrescantes que hacen las delicias de pequeños y mayores. Desde los tradicionales de vainilla o chocolate a sabores exóticos como hamburguesa o paté, los helados suponen una buena alternativa para combatir el calor, favorecer la digestión y reducir el estrés.

Sin embargo, y aunque la mayoría lo pase por alto, los helados son más que un capricho
estival. Se trata de un alimento completo, que aporta numerosos nutrientes a nuestra dieta y cuyos beneficios deberían disfrutarse en todas las estaciones del año.

Valores nutritivos


Helado contra el estrés

Un estudio denominado Helados sanos por tres razones”, presentado en Bilbao defiende que estos alimentos son saludables porque aportan sustancias beneficiosas para nuestro cuerpo como es el calcio, tiene propiedades lúdico-sociales (en la mayoría de las ocasiones los helados se toman en compañía) y reduce el estrés, gracias a que algunos de sus componentes, como los azúcares o la caseína de la leche actúan como exorfinas, tienen un efecto positivo sobre el sistema nervioso.

Algunos de los
componentes de
los helados actúan
como exorfinas
que reducen el
estrés

Una tesis que también avala Francisco Rodríguez, neuropsicólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, que confirma que “los helados funcionan como exorfinas que son convertidas en endorfinas por el metabolismo, que están implicadas en mecanismos de reducción del estrés”.

Los helados son una buena opción para el postre o la merienda de los niños, en especial para aquellos a los que no les gusta la leche. Son excelentes para los ancianos con problemas de masticación, por su textura suave y cremosa. Para los deportistas son una fuente rápida de energías y nutrientes.

Además, los helados contribuyen a la hidratación, combaten la sequedad de las vías respiratorias, facilitan la digestión y crean una sensación de bienestar. Todas estas características hacen de este un producto adaptable a casi todas las edades y dietas.

El valor alimenticio y nutritivo del helado depende de los componentes del mismo. En todo caso siempre será igual o superior al de los productos lácteos, ya que la leche y sus derivados constituyen el ingrediente mayoritario. En cuanto a los sorbetes, tienen otras cualidades, basadas en el porcentaje de frutas que contienen, y su contribución es principalmente energética y refrescante.

El helado es una mezcla de distintos ingredientes (agua, leche y derivados azúcares, grasas vegetales, frutas y frutos secos, huevos y derivados, etc.) que suponen un aporte de proteínas, azúcares, grasas de origen lácteo o vegetal, vitaminas y sales minerales.

En Mundo Helado podrás conocer las propiedades exactas de los helados. Y aún hay más. Si además de estar sano quieres mantener la línea, también puedes disfrutar de helados bajos en calorías en los que se sustituye la leche entera por leche desnatada, no enriqueciéndolo con nata, y utilizando preferentemente la fructosa en lugar del azúcar.

Tipos de Helados

Helados de crema. De 7 a 10 % de grasa de leche
Helados de leche. Contiene 2.5% de grasa de leche
Sorbetes. Son productos congelados compuestos de azúcar, agua, fruta, color, sabor, estabilizantes y a veces sólidos de leche en forma de leche descremada en polvo, leche entera en polvo o leche condensada.
Helados de fruta. Fracción de fruta del 20%
Helados de yogur. Pueden contener fruta. Contiene de 3 a 6% de grasa
Helados dietéticos. Tienen bajo contenido calórico.

Sabores exóticos

Si además de disfrutar de un postre sabroso y saludable quieres aventurarte a probar sabores nuevos y exóticos, los helados también son tu alimento idóneo. A los tradicionales chocolate, vainilla, nata y fresa se han sumado en los últimos años sabores para todos los gustos: melón, naranja, plátano, turrón, limón, tutti fruti, etc.

Pero la cosa no queda ahí. Tanto ha evolucionado la técnica de hacer helados y el mercado del mismo, que las distintas empresas heladeras se han atrevido con todo: desde el helado de potaje hasta el de pescado. En un rápido repaso por las heladerías de medio mundo nos encontramos con los siguientes sabores:

-Inglaterra: en el centro comercial Harrods, los clientes piden helados al gusto. Uno de los más exitosos es el de parmesano y pera. Otras especialidades inglesas son el Sex Pistol, un helado hecho en base a hierbas estimulantes como arginina, glingko biloba o el guaraná; el The Mash Cone, de salchichas y puré de patatas o el Haggis hecho con intestino de oveja.
-Japón: Basashi Ice, hecho con carne cruda de caballo, el helado de pescado o de pulpo.
-Venezuela: Cheeseburger, con gusto a hamburguesa completa.
-Estados Unidos: el Candied Bacon, helado tibio de panceta y azúcar negra; el Secret
Breakfast es una mezcla de Bourbon y Corn flakes; Lox, helado de salmón; helado Garlic, elaborado con ajo y el helado de regaliz, que tiene un sabor ligeramente parecido al anís y su color es negro.
-Italia: los sabores tradicionales han sido desplazados por el denominado gelato natural, un helado con sabores de toda clase de vegetales y hierbas.

España tampoco se queda a la cola. Hemos convertido platos típicos de nuestra gastronomía en una nueva opción heladera haciendo que el abanico sea, cada año, más amplio. Así, puedes encontrar en algunas vitrinas de las heladerías, helados de gambas, tomillo, queso de cabra o fabada. En el mercado hay helados con sabor a paté, carajillo, hígado, pipas de calabaza, callos, maíz dulce, mejillones en escabeche, tomillo, queso de cabra o tequila con limón.


Enlaces relacionados
Mundo Helados
Proceso de elaboración de los helados
Libro blanco de los helados
Recetas de helados