Entrada

¿Qué es la dieta mediterránea?

Todo el mundo habla de la dieta mediterránea: que si es más sana, que si no engorda, que si es buena para el corazón, para mantener la línea, para la memoria… Pero, ¿sabemos realmente en qué consiste? Y lo que es más importante ¿somos capaces de seguirla día a día?

He aquí algunas de sus claves.

El trío vid, trigo y olivo son la base de esta forma de comer compartida por varias de las comunidades bañadas por el Mar Mediterráneo.

Se ha comprobado que a pesar de que en los países mediterráneos se consume más grasa que en otras zonas, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es menor, además de presentar otros beneficios para la salud.

Las causas de tales propiedades parecen estar en el mayor consumo de productos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva (que reduce el nivel de colesterol en sangre). También se atribuye al consumo de pescado y, finalmente, al consumo moderado de vino tinto (por sus propiedades antioxidantes).

Alrededor de la gastronomía del Mediterráneo han surgido numerosos defensores, seguidores y difusores. Las redes sociales no se han quedado atrás. En Facebook ya hay numerosos grupos sobre Dieta Mediterránea.

¿Qué alimentos forman la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas.

El trío vid,
trigo y olivo
son la base
de la dieta
mediterránea

Su importancia en la salud del individuo no se limita al hecho de que sea una dieta equilibrada, variada y con un aporte de nutrientes adecuado. A los beneficios de su bajo contenido en ácidos grasos saturados, así como en carbohidratos complejos y fibra, hay que añadir los derivados de su riqueza en sustancias antioxidantes.

Decálogo de la dieta mediterránea

Pero sin lugar a dudas, una de las más prestigiosas es la Fundación Dieta Mediterránea que propone este decálogo indispensable para todo aquel que quiera seguir una auténtica dieta del Mediterráneo.

  • 1. Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico con propiedades cardioprotectoras.
  • 2. Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.
  • 3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.
    4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
    5. Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos.
    6. La carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas. Y las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.
    7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.
    8. La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.
    9. El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.
    10. Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.
Recetas mediterráneas
Macarrones a la boloñesa
Gazpacho con manzanas
Verduras a la parrilla con queso de cabra y vinagreta
Fideuá marinera
Escalibada
Potajitos de alubias con alcachofas
Tulipanes de pasta con verduras y bacon