Entrada

Tipos de cerveza y su utilidad en la cocina

Tipos de cerveza

Es la bebida reina por antonomasia en nuestro país. Buena compañera de tapas, aperitivos y comidas, la cerveza se ha convertido en un producto único aclamado por todos. Estudios recientes han comprobado que sus vitaminas, minerales y antioxidantes naturales participan en la protección contra enfermedades cardiovasculares. A todo esto hay que unir que es una de las bebidas que menos engorda, tiene 90 calorías menos que cualquier refresco. Y además en los últimos años se ha convertido en un ingrediente idóneo para nuestras recetas.

Pero antes de ponernos manos a la obra, tienes que conocer la variedad de cervezas que existen en el mercado y que varían en función de su fermentación o ingredientes.

Tipos de cerveza

Cerveza con tapas
El maridaje perfecto

¿Sabías que la cerveza es la bebida más idónea para acompañar muchas de nuestras joyas culinarias? Aquí tienes algunas propuestas

Los platos
especiados o con
mucho sabor
casan a la perfección
con la cerveza

Las recetas con muchas especias, los platos con un gran sabor como los de bacalao, anchoas o ajo, los sabores ácidos como el tomate o los vinagres, tan presente en la cocina española son alimentos que no casan con cualquier bebida. La cerveza es la única con la que maridan a la perfección. Ésta refresca y limpia la boca de sabores potentes o grados.

Aquí tienes algunos ejemplos:
-Las cervezas rubias son el acompañamiento idóneo para un bacalao marinado con guindilla verde y anchoas en salazón.
-Las negras con trufas de chocolate negro.
-Las de abadía con un buen carpaccio de buey con lascas de parmesano.

Larger y Pilsen: Rubia y ligera, es la cerveza por excelencia, la más extendida. Se elabora con malta pálida. De baja fermentación. El contenido alcohólico es la única diferencia entre sus distintos tipos. Su graduación alcohólica va desde los 3.5 grados hasta los 4 grados. Contiene aproximadamente 45 kilocalorías cada 100 ml.

Abadía: Se elabora con cebada. Tiene una fermentación alta y una maduración de 2 a 3 semanas, como máximo, un mes. Es una cerveza fuerte y artesanal. Su graduación alcohólica es de 4 grados promedio, y su contenido calórico asciende a 55 kilocalorías cada 100 ml debido a su menor contenido de agua.
Gueuze-Lambic: Se prepara con una mezcla de trigo y cebada. Su gran diferencia no sólo reside en los ingredientes sino en la forma de fermentación que es natural o salvaje, porque fermenta sin necesidad de levadura, ya que ésta se produce naturalmente por fenómenos ambientales.
Blanca: Esta cerveza se hace exclusivamente con trigo. Se llama así porque es muy pálida y de color más claro que la pilsen. De fermentación alta y contenido bajo en alcohol, tiene un sabor ligero pero marcado. Tiene una graduación de 3,5 grados y contiene 45 kcal. por cada 100 ml.
Ale: Su sabor afrutado proviene de un proceso de fermentación relativamente rápido a altas temperaturas. El color y su fuerza varían y hay diferentes tipos: See Bitter, Brown Ale, Cream Ale, Indian Pale, Mild, Pale-Ale, Scotch Ale. Se acerca a las 46 kcal. por cada 100 ml siendo de 3.5 grados su graduación alcohólica.
Stout: Casi negra, fabricada con malta tostada con un proceso de alta fermentación. Eleva su contenido calórico a 59 kcal cada 100 ml. mientras que su graduación alcohólica es de 4.5 grados.

Otros tipos de cerveza

La mayor parte de las cervezas se elaboran con cebada malteada a la que se da sabor con lúpulo. Aunque existen en el mercado cervezas de trigo, mijo y arroz, la más habitual es la obtenida a partir de la fermentación de la cebada.

En Japón, China y Corea, la cerveza se hace con arroz, y recibe el nombre de sake, samshu y suk respectivamente. En África se usan mijo, sorgo y otras semillas; mientras que el kvass ruso se hace con pan de centeno fermentado.

La cerveza en la cocina

Ya sabemos que es una bebida excepcional. Pero ¿conocemos lo que puede aportar a la cocina? ¿Sabemos que puede dar esponjosidad a los rebozados? ¿Y que mejora la textura de las pastas? He aquí algunas de las claves para hacer de la cerveza un producto aún más útil.

Para los marinados: Es la forma más fácil de usar cerveza. Puedes marinar el cordero durante la noche en una combinación de cerveza negra, cebollas y mucha pimienta negra.
Para los alimentos fritos: Utiliza agua mineral y cerveza ligera para hacer tempura, pues la carbonatación permite que la masa se dore mejor y más rápido. Es especial para hacer masas ligeras.
En los guisos: La cerveza es especial para realizar reducciones, por lo que puedes hacer estofados de carne de vacuno o reemplazar el vino en pescados o pollos, que es una receta belga.
Otros usos:
La crema de queso o las fondues mejoran su sabor al añadírsele un chorreón de cerveza.
Lo mismo le ocurre al arroz o a la pasta si le añades cerveza al final de la cocción. Además obtendrás una textura más suave.
Aporta cremosidad a las salsas.
Para ablandar la carne y que ésta esté más jugosa, también puedes usar cerveza.
En los pescados al horno pueden aportar un sabor sorprendente como en la dorada a la cerveza.

Enlaces relacionados
Cocinavino
Recetas con cerveza

Blog del Chef

Arecetas