Entrada

Ángel food con fresas y mascarpone

Anadie amarga un dulce es el nuevo blog de cocina que se incorpora a la extensa lista de recetas invitadas. Y lo hace con un plato no apto para aquellos golosos que estén en plena puesta a punto para el verano. Aunque por la complejidad de la receta y el cariño en la elaboración que paso a paso nos explica su autora, Maribel, merece la pena esquivar la dieta, abrir el cajón de la cubertería, sumergir una gran cucharada en este exquisito combinado de fresas, mascarpone, vainilla, nata… Y dejar que nuestro paladar soboree el apetecible «Ángel food con fresas y mascarpone» que nos propone Maribel en su blog A nadie amarga un dulce y que a continuación reproduce al detalle.

Ingredientes:

Para el Angel Food Cake (bizcocho de claras americano):
9 claras de huevo
200 gr azúcar glass
Una pizca de sal
1 cucharadita de cremor tártaro (si no tienes, puedes sustiturlo por una cucharadita de vinagre blanco)
90 gr harina
Extracto de vainilla (o a gusto)
Para el relleno
Fresas
2 o 3 cucharadas de azúcar
250 gr de queso mascarpone
2 cucharadas de azúcar glass (o al gusto)
Para la decoración
Para la cobertura: Frosting de queso y nata
360 ml de nata para montar
250 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
250 gr de queso mascarpone
115 gr de azúcar glass
1 cucharadita de extracto de vainilla

La receta invitada de:
www.anadieamargaundulce.es

Blog Javi Recetas

"Siendo de Girona no os podría decir otro restaurante que El Celler de Can Roca"

Así lo cocinamos

Primero preparamos el Angel Food. Para hornearlo necesitamos un molde alto, que no sea antiadherente y, a ser posible, con un tubo en el centro, ya que ayuda a que la masa suba por todos los lados igual y se agarre bien a las paredes. Pesamos y tamizamos la harina. Reservamos.
Batimos las claras con la sal y el cremor tártaro. Primero un minuto a velocidad media. Después continuaremos a velocidad media-alta hasta que se formen picos blandos. Echamos el azúcar poco a poco (2 cucharadas cada 15 segundos) hasta terminar con toda y por último el extracto. Ya debemos tener un merengue con picos más firmes. Echamos la harina tamizada, en dos o tres veces, y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.
Vertemos la mezcla con cuidado en nuestro molde. Es muy importante que no engrasemos el molde ya que, como os he dicho antes, necesitamos que la masa se agarre bien. Horneamos en horno precalentado a 170º durante 40 minutos. Comprobamos con un palillo y si sale limpio, ya está listo. Una vez sacado del horno, dejamos enfriar boca abajo durante 1 hora. Una vez frío, para desmoldarlo pasaremos un cuchillo por el lateral de una sola pasada. Desmoldamos y haremos lo mismo
También dejamos preparado el relleno. Cortamos fresas en dados y las dejamos macerar con dos o tres cucharadas de azúcar, durante media hora. Por otro lado, mezclamos el queso mascarpone con el azúcar glass y removemos hasta conseguir una consistencia cremosa.
Preparamos el frosting de la cobertura. Para ello, montamos la nata. Reservamos. Batimos los quesos con el azúcar glass y el extracto de vainilla. Mezclamos la nata con los quesos batidos con movimientos suaves y envolventes, y reservamos en la nevera durante al menos 1 hora.
Para el montaje. Cortamos el bizcocho en tres capas. Escurrimos las fresas, que habrán soltado un rico jugo, pero no lo tiramos, ya que lo vamos a aprovechar para calar un poco el bizcocho. Ponemos la primera capa de bizcocho y calamos con un poco del jugo de las fresas (a mí el bizcocho me queda muy planito, pero si te ha quedado un poco abombado, un truco es utilizar la parte de arriba para la primera capa, y la de abajo para la primera).
Rellenamos con mascarpone con azúcar y encima las fresas en dados. Ponemos la segunda capa, volvemos a calar con el jugo y volvemos a repetir (podemos cambiar este segundo relleno por una crema pastelera). Tapamos con la última capa de bizcocho. Cubrimos toda la tarta con el frosting y decoramos los laterales con la manga pastelera. Colocamos el resto de las fresas arriba y con una brocha las pintamos un poco con el jugo que nos haya sobrado.
Para la decoración con la manga, he utilizado una boquilla estrellada y he hecho lineas, una al lado de la otra, comenzando desde la base de la tarta hasta arriba. Es muy fácil, aunque si requiere que te tomes tu tiempo. Cuando ya hayas cubierto todo el lateral, remata la parte de arriba con unas pequeñas estrellitas de nata.

Conociendo a Maribel

¿Por qué motivo surge la idea de crear un blog de cocina?
Pues lo decidí en un momento bastante delicado de mi vida, en el que necesitaba tener la mente ocupada en "otras cosas". Fue bastante de improvisto, la verdad, pero lo que comenzó una tarde de verano como una forma de evasión, se convirtió en un blog de cocina que ya lleva tres años en funcionamiento.
¿Cuánto tiempo lleva en la red?
Pues como te comentaba, en julio de este año son tres años los que llevo con el blog… y que dure…
¿Qué tipos de recetas son las que más te entusiasman? Recetas en General, repostería, novedades en el arte culinario…

Sé que por el nombre de blog parezca que me decante más por lo dulce, pero la realidad es que en mi blog hay casi más recetas saladas. Aunque tengo que reconocer que, últimamente, me interesa mucho el tema de la repostería.

¿Qué tiempo le dedicas al blog?

Reconozco que menos del necesario. Aunque procuro publicar una vez por semana, y dedicar un par de días a visitar a otros blogueros y responder emails. Eso sí, procuro que nunca sea en fin de semana.

¿Qué supone la cocina para ti? ¿Un hobby o un trabajo?
En la actualidad un hobby… más adelante, nunca se sabe.
¿Cuál es el perfil de internautas que siguen tu blog?

No sabría decirte, aparte de España, me visita mucha gente de Estados Unidos, Alemanía y Rumanía. Por el tipo de blog, supongo que la mayoría son mujeres de 30 a 50 años, aunque cada vez hay más hombres a los que les interesa el tema.
Aparte de la cocina ¿Qué otras aficiones tienes?

Me encanta quedar con los amigos, leer, viajar, ir al cine (aunque con el peque últimamente solo veo películas de Dibujos Animados je, je…)
¿Podrías recomendarnos un restaurante?

Siendo de Girona no te podría decir otro restaurante que El Celler de Can Roca, que ha sido galardonado hace poco por la revista Restaurant como el mejor restaurante del mundo. Ir a su restaurante es una maravillosa experiencia que los amantes de la gastronomía no deberíamos perdernos.