La cara más dulce de la cocina tiene en la blogosfera un espacio que no podemos obviar, Al calor de un bizcocho. Su autora, Dolores, hace de su pasión un regalo para muchos “golosos” que buscan el postre o la merienda ideal para sus grandes citas. Con nuestra cocinera invitada y su blog Al calor de un bizcocho fallar es complicado,  su experiencia le avala, “llevo haciendo postres, bizcochos y tartas desde pequeña y la repostería es mi pasión”.  Detallista y atenta con los demás, su estancia fuera de España durante años le hizo adquirir una costumbre muy especial, “regalar y hacer repostería para amigos”. De ahí que hoy día se pueda recurrir a ella en su blog Al calor de un bizcocho y disfrutar de exquisitos dulces con los que sin lugar a dudas, el éxito está asegurado ¡Gracias Dolores!

 

Ingredientes

450 grs. queso crema (250 grs. Mascarpone/200 grs. Philadelphia).

100 ml. leche entera.

55 grs. mantequilla.

6 huevos medianos.

150 grs. azúcar.

60 grs. harina floja (repostería).

20 grs. Maicena.

1/2 cucharadita cremor tártaro (si no se tiene, papelito blanco de gaseosa).

1 cucharadita de esencia de Limón.

Ralladura de 1 limón grande.

Sal.

 

La cocina sin complicaciones

“Llevo haciendo postres, bizcochos y tartas desde pequeña y la repostería es mi pasión”

Así lo cocinamos

Poner en un cazo, los quesos, mantequilla, leche y azúcar. Poner al fuego y remover suavemente hasta que tengamos una crema homogénea.

Separar yemas de claras. Añadir las yemas a la crema de quesos, junto con la esencia de limón , ralladura y harina, más maicena tamizadas. Reservar.

Montar las claras a punto de nieve con el cremor tártaro o el sobrecito de gaseosa blanco y añadir poco a poco  y con movimientos envolventes a la crema anterior para evitar que las claras bajen.

Forrar un molde grande de cake con papel aluminio y engrasar.

Hornear 1 hora al baño María o hasta que el pastel esté dorado.

Una vez apagado el horno, dejaremos el pastel dentro con la puerta entreabierta.

Luego podemos desmoldear y espolvorear con abundante azúcar glass.

Mucho más rico al día siguiente cuando haya estado unas horas en el refrigerador.

 

Conociendo a Dolores

¿Por qué motivo surge la idea de crear un blog de cocina?

La idea de crear un blog salió sola. Después de ver los maravillosos blogs que hay en la red y las ganas de poder compartir mis recetas.

 

Llevo haciendo postres, bizcochos y tartas desde pequeña y la repostería es mi pasión. Cuando entro en una tienda de artículos de casa, mis pies me llevan directamente a los artilugios de cocina, moldes , varillas etc.

¿Cuánto tiempo lleva en la red?

El blog lleva en la red 3 años y ha ido creciendo poquito a poco .

¿Qué tipos de recetas son las que más te entusiasman? Recetas en General, repostería, novedades en el arte culinario…

Lo que más me apasiona es la repostería. Pasé varios años fuera de España en mi adolescencia y me traje la costumbre de regalar y hacer repostería para amigos, vecinos, e incluso para reuniones de trabajo. Me encanta.

¿Qué tiempo le dedicas al blog?

En estos momentos le estoy dedicando un poquito menos de tiempo al blog, pero para mí es importante porque me escribe mucha gente y me gusta tenerlo muy activo.

¿Qué supone la cocina para tí? ¿Un hobby o un trabajo?

La repostería es en parte hobby, en parte trabajo. De vez en cuando hago postres para cenas de amigos/as e incluso estoy empezando a colaborar con algun comercio de mi ciudad.

¿Cuál es el perfil de internautas que siguen tu blog?

Creo que el perfil de gente que sigue el blog es gente que aunque no sean golosos les llegan mis recetas. Me dicen en los correos que lo que publico es fácil de entender y ponerlo en práctica. Y eso me gusta .

Aparte de la cocina ¿Qué otras aficiones tienes?

Aparte del blog, tengo dos perros geniales. Soy voluntaria en un centro de mi ciudad, actividad con la que estoy muy involucrada desde hace ya 7 años.

¿Podrías recomendarnos un restaurante?

Os recomendaría el restaurante La Rosa, en la Playa de la Malvarrosa (Valencia). Es de los sitios donde se come un buen arroz, al borde del mar y con unas vistas maravillosas. Después de una buena comida es precioso pasear por el paseo marítimo y disfrutar. Ideal en invierno cuando no hay mucha gente, a pesar del frío.