Entrada

Solomillo de cerdo sobre risotto con sobrasada

Del legado de una madre experta cocinera, Marichu, y del buen aprendizaje de una hija ávida en esto de las recetas de cocina, Begoña, surge el blog de cocina Las recetas de Marichu y las mias. Un recetario gastronómico digital que es capaz de tocar con mucho gusto cualquier disciplina culinaria permitiendo así embarcarnos en un continuo viaje de sabores. De lo salado a lo dulce pasando por Marruecos y aterrizando en Bilbao, ciudad natal de la autora del exquisito blog Las recetas de Marichu y las mias. «Para mí, la cocina más que un hobby es una manera de vivir», y para nosotros es un placer que sea así y que hayas sabido plasmarlo con tanta perfección.

Ingredientes:

  • 2 Solomillos de cerdo
  • 300 grs de arroz arborio
  • ½ cebolla
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 litro de caldo de verduras o pollo
  • 400 grs de champiñones
  • 150 grs de sobrasada
  • 100 grs de queso pecorino o parmesano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Blog Javi Recetas

"Más que un hobby es una manera de vivir. En mi casa, la comida siempre ha sido muy importante"

Así lo cocinamos

Cortamos la cebolla en brunoise (trocitos muy pequeños) y limpiamos, pelamos y laminamos los champiñones. Ponemos a calentar el caldo de verduras o pollo.

Cubrimos el fondo de una cazuela con aceite y ponemos a pochar la cebolla a fuego medio. Dejamos que se sofría unos minutos, hasta que empiece a ponerse transparente. Entonces, añadimos los champiñones laminados y removemos.

Incorporamos la sobrasada y le damos unas cuantas vueltas para que se derrita. Soltará bastante grasa, de la cual, retiraremos dos o tres cucharadas, para decorar al final el plato.

Añadimos el arroz y lo removemos bien, para que se cubra de grasa y se caliente. Entonces añadimos el vino, removemos bien y dejamos que se evapore el alcohol, dejándolo hervir unos minutos. Salamos con una pizca de sal.

A partir de aquí, empezamos a añadir el caldo caliente a cucharones y no dejamos de remover con cuidado, esperando a que se incorpore un cucharón, para añadir el siguiente.

Cuando estemos casi acabando con el caldo, rallamos la mitad del queso sobre el arroz y seguimos removiendo, hasta que el arroz esté en su punto y tenga la cremosidad que deseamos. Rectificamos de sal, al gusto. Este proceso debe durar por lo menos, 15 minutos.

Cuando se está terminando de hacer el arroz, ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite. Cortamos los solomillos de cerdo en medallones y los freímos hasta que estén dorados por fuera. Los retiramos de la sartén y salamos al gusto.

Servimos el plato, poniendo la cantidad de arroz deseada en cada plato y cubriéndolo con dos medallones de solomillo. Decoramos con un poco de cebollino o perejil y unas cuantas gotas de la grasa de la sobrasada. Y espolvoreamos un poco más de queso por encima, al gusto de cada uno.

Conociendo a Begoña

¿Por qué motivo surge la idea de crear un blog de cocina?
Yo quería recopilar todas las recetas de mi madre, Marichu y empecé a hacerlo en un sistema de fichas, que me permitiría, al final, imprimirlas. Coincidió con el principio de los blogs y según fui consultándolos y viendo las posibilidades que tenían, me di cuenta de que era una forma mucho más fácil, ágil y divertida de hacer una recopilación de recetas. Y con mucha inseguridad, me lancé a crear un blog de recetas de cocina. Nunca me he arrepentido.
¿Cuánto tiempo lleva en la red?
Empecé a consultar blogs de recetas en el año 2007 y el mío lo creé en mayo de 2008. Ya son casi 5 años.

¿Qué tipos de recetas son las que más te entusiasman? Recetas en General, repostería, novedades en el arte culinario…
A mí, lo que más me gustaba era cocinar recetas saladas y dentro de éstas, las recetas de la cocina tradicional, como la cocina de mi madre. Esto fue al principio… no he dejado nunca de hacer este tipo de recetas y en mi casa, a diario, seguimos comiendo de esta manera, pero hoy en día, no sabría decir que es lo que más me gusta. La repostería me ha cautivado, me encanta probar todo tipo de platos de la cocina internacional, nunca pensé que haría helados, panes de cualquier clase, dulces de todos los colores y que iba a experimentar con todo tipo de técnicas, desde la repostería creativa a cocinar a baja temperatura, hornear la mejor bollería o saber trabajar el chocolate,….. todo esto, además de utilizar todo tipo de ingredientes… ¡¡Un mundo!!

¿Qué tiempo le dedicas al blog?
Muchísimas horas. Por un lado, las que estoy delante del ordenador, buscando información, escribiendo recetas, editando fotos o visitando otros blogs. Por otro lado, las horas que paso en la cocina, que son muchas y además, el tiempo que dedico a buscar materiales e ingredientes, que también lleva su tiempo.

¿Qué supone la cocina para ti? ¿Un hobby o un trabajo?
Para mí, más que un hobby es una manera de vivir. En mi casa, la comida siempre ha sido muy importante y mi madre era una gran cocinera. Yo he intentado mantener su legado y pretendo, no sólo comer bien, si no comer sano y disfrutar cocinando y comiendo. Tengo intención, de que a corto plazo, esta afición, se convierta también en mi trabajo…. pero esto es otra historia…

¿Cuál es el perfil de internautas que siguen tu blog?
Creo que son personas de toda condición. Internet llega a todas partes y teniendo 4000 visitas diarias de todo el mundo, supongo que se abarca un abanico muy grande de perfiles. Con las personas con las que llegas a conectar, son personas muy variadas, de todas las edades y profesiones, con una afición común: la cocina.

Aparte de la cocina ¿Qué otras aficiones tienes?
Me gusta mucho leer, la playa, el cine, pero sobre todo me gusta viajar. Me encanta perderme por ciudades de todo el mundo y descubrir sus rincones, su arquitectura. Y desde hace unos años, descubrir también su gastronomía y sus tiendas especializadas sobre este tema…. Toda una experta.

¿Podrías recomendarnos un restaurante?

Para los blogueros cocineros, lo de los restaurantes se está convirtiendo en un problema. Comemos tan bien en casa, que el listón está demasiado alto. Por eso, ahora me gusta ir a los restaurantes que se que tienen muy buena materia prima y donde pueda comer cosas que yo no preparo en casa. Por ejemplo, el “pescaito frito”. Por eso os recomiendo el Bar Dolores “El Chispa”, en la calle San Pedro, nº6 en Nerja (Málaga), una tasca de pueblo, donde podéis encontrar el pescado más fresco de la zona, a un precio más que razonable.