Como guarnición hemos frito unas patatas, las cuales aportarán hidratos de carbono complejos en forma de almidón
250 gr. de ternera picada
250 gr. de carne de cerdo picada
3 rebanadas de pan
1 vaso de leche
2 huevos
5 dientes de ajo picados
una ramita de perejil
pimienta negra recién molida
½ vaso de vino blanco seco
sal
harina (para rebozar las albóndigas)
1 cebolla grande picada
2 zanahorias picadas
2 hojas de laurel
un chorreón de brandy
4 cucharadas de salsa de tomate
300 ml. de caldo de ave
4 patatas
aceite de oliva y sal.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Las albóndigas son un plato muy típico de nuestra gastronomía y con una gran aceptación entre todos los grupos de edad, sobre todo entre los más jóvenes. Representa además una receta muy completa, pues contiene una gran variedad de nutrientes, tales como proteínas, minerales, hidrato de carbono y compuestos antioxidantes.

Albóndigas con patatas fritas

 Así lo cocinamos

Mezcla en bol grande la carne picada junto con tres dientes de ajo picado, dos huevos, una pizca de sal, pimienta negra, un buen puñado de perejil picado, el pan remojado en leche y el vino blanco. Remueve bien hasta conseguir una masa homogénea.
Forma las albóndigas, enharínalas y fríelas en abundante aceite de oliva bien caliente.
Sofríe la cebolla, la zanahoria y el resto de ajo picado en una cazuela baja con aceite de oliva.
Cuando la cebolla presente un aspecto transparente, es decir, cuando esté bien pochada, añade las hojas de laurel y la salsa de tomate.
Una vez tengas el sofrito listo, incorpora las albóndigas fritas a la cazuela y un chorreón de brandy.
Sube el fuego para que se evapore el alcohol del brandy y, acto seguido, vierte el caldo de ave.
Deja cocinar, a fuego suave y con la tapadera puesta, hasta que la salsa haya reducido a la mitad de su volumen y las albóndigas estén bien tiernas.
Acompaña las albóndigas con unos dados de patatas fritas.

 Trucos y Consejos

Una vez tengas la masa de las albóndigas lista conviene dejarla reposar en el frigorífico durante al menos un par de horas para que los sabores se asienten.

 Información Nutricional

Las albóndigas son una manera diferente de consumir la carne. En esta ocasión las hemos elaborado combinado carne de ternera y de cerdo, por lo que esta receta va a contener una importante cantidad de proteínas de gran calidad, y el contenido graso no va a ser demasiado elevado.
Pero hay que tener en cuenta que las albóndigas las hemos frito previamente, por lo que el valor graso y calórico del plato se va a ver incrementado.
Estas albóndigas las hemos guisado en un sofrito elaborado a base de verduras, las cuales nos van a enriquecer el plato con una buena cantidad de vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante.
Como guarnición hemos frito unas patatas, las cuales aportarán hidratos de carbono complejos en forma de almidón.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina