Las albóndigas las hemos frito previamente, por lo que el valor graso y calórico del plato se va a ver incrementado
500 gr. de carne picada de ternera y cerdo mezclada
2 cebollas medianas
4 dientes de ajo
1 pimiento rojo
dos pimientos verdes
2 tomates maduros
1 vaso de vino blanco
dos vasos de agua
una hoja de laurel
una ramita de perejil
dos huevos
2 rebanadas de pan
leche
sal y pimienta negra.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Estas albóndigas suponen una manera distinta de consumir la carne, y es una buena forma de introducir este alimento en la dieta de los más pequeños, a los que normalmente se les ofrece el típico filete empanado.

Albóndigas con pimientos y tomate

 Así lo cocinamos

En un bol grande, mezcla la carne picada junto dos dientes de ajo muy picados, los huevos, el perejil (picado) y las dos rebanadas de pan empapadas en leche. Salpimenta la mezcla y remueve bien hasta conseguir una masa homogénea y consistente. Tapa el bol y deja reposar en el frigorífico durante un par de horas.
Transcurrido el tiempo, forma las albóndigas con las manos, pásalas por harina y fríelas en abundante aceite de oliva muy caliente. Cuando comiencen a dorar, escúrrelas y deposítalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite de oliva.
Lamina la cebolla y los otros dos dientes de ajo. Viértelos en una cazuela baja y cocínalos con un poco de aceite de oliva hasta que la cebolla quede bien pochada.
A continuación, añade los pimientos cortados en tiras y cocínalos junto con la cebolla y el ajo hasta que queden bien blandos.
Es el momento de añadir el tomate picado. Sofríe el conjunto hasta que el tomate esté bien cocinado.
Ahora incorpora las albóndigas y, acto seguido, el vino blanco, el agua y el laurel. Coloca la tapadera y deja cocinar a fuego suave hasta que las albóndigas estén bien tiernas y la salsa haya espesado.

 Trucos y Consejos

Cuando formamos las albóndigas es muy frecuente que la masa se nos adhiera a las palmas de las manos. Para evitar esto y poder formar las albóndigas sin complicaciones bastará con humedecer las manos con agua. Se trata de un truco muy sencillo pero que es infalible.

 Información Nutricional

Las albóndigas son una manera diferente de consumir la carne. En esta ocasión las hemos elaborado combinado carne de ternera y de cerdo, por lo que esta receta va a contener una importante cantidad de proteínas de gran calidad, y el contenido graso no va a ser demasiado elevado.
Pero hay que tener en cuenta que las albóndigas las hemos frito previamente, por lo que el valor graso y calórico del plato se va a ver incrementado.
Las albóndigas las hemos guisado en un sofrito elaborado a base de verduras, las cuales nos van a enriquecer el plato con una buena cantidad de vitaminas, minerales, fibra y sustancias de acción antioxidante.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina