La salsa en la cual hemos guisado estas albóndigas la hemos elaborado a base de hortalizas, que van a aportar al plato multitud de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, muy beneficiosas para la salud
750 gr. de carne de cerdo y ternera picada
3 dientes de ajo
1 cucharada de pan rallado
1 huevo
1 kg. de tomates maduros
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
2 cebollas
4 patatas pequeñas
harina
aceite de oliva
perejil
1 cucharadita de pimentón
pimienta molida y sal.

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Las albóndigas constituyen una manera muy cómoda y divertida de consumir carne. Además, nos permiten la libertad de aliñarlas a nuestro gusto. Esta es, sin duda, una receta muy completa y equilibrada, además de uno de los platos más aclamados por el público infantil.
Hoy acompañamos las albóndigas con una piperrada. Ésta es una guarnición de origen vasco, y su nombre procede de piperra, una palabra que en euskera significa pimiento.

 Así lo cocinamos

En un bol, dispón la carne picada salpimentada con el ajo y el perejil picados, el huevo batido y el pan rallado Mezcla bien, hasta obtener una masa consistente y homogénea, tapa con film transparente y deja reposar en el frigorífico durante un mínimo de 2 horas.
Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, forma las albóndigas con las manos, enharínalas, fríelas y resérvalas.
Corta las cebollas en juliana y rehógalas junto con un ajo machacado en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla se encuentre bien pochada, añade los pimientos cortados en tiras y continúa sofriendo. Una vez tengamos las verduras bien rehogadas, incorpora el pimentón y el tomate rallado. Cocina a fuego suave durante 15 minutos.
Añadimos las albóndigas a la cazuela con el sofrito  y vertemos agua hasta casi cubrir. Ponemos a punto de sal y seguimos cocinado a fuego suave durante media hora.
Como acompañamiento, pela unas patatas, córtalas en rodajas de medio centímetro de grosor y fríelas, primero a fuego suave y luego a fuego fuerte para que queden bien doradas.
Una vez fritas, ponlas a punto de sal y espolvoréalas con perejil fresco picado.
Emplata las albóndigas y acompaña con las patatas fritas.

 Trucos y Consejos

Para que las albóndigas queden bien jugosas, puedes sustituir el pan rallado por miga de pan mojada en leche.

 Información Nutricional

En este caso hemos elaborado unas albóndigas con carne de ternera y magro de cerdo, que van a suponer una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, mientras que el contenido graso no va a ser demasiado elevado.

La salsa en la cual hemos guisado estas albóndigas la hemos elaborado a base de hortalizas, que van a aportar al plato multitud de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, muy beneficiosas para la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina