Al incorporar huevo la receta se va a ver enriquecida con proteínas de alto valor biológico, así como lecitina, grasas, vitaminas del grupo A, B y D, y minerales como el hierro
1 kilo de bacalao desalado
2 cebollas
3 dientes de ajo
1 pimiento verde
50 gr. de miga de pan
250 gr. de tomate
1 dl de aceite de oliva
2 dl de aceite girasol para freír
perejil picado
2 huevos
pimienta blanca. 250 gr. de harina y sal.
Calorías 315 kcal / 100gr
Proteína 75 gr / 100gr
Grasa 1.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Estas albóndigas de bacalao son un plato muy nutritivo y sabroso,  y puede acabar siendo una solución práctica para hacer que los más pequeños de la casa consuman pescado.

Albóndigas de bacalao

 Así lo cocinamos

Comienza desmenuzando el bacalao desalado, quitándole la piel y las espinas. Ahora cuécelo.
Mientras, pica media cebolla y póchala junto con el ajo y un poco de aceite de oliva.
Ahora escurre el sofrito y mézclalo junto con el bacalao desmenuzado y cocido, la miga de pan, los huevos batidos y el perejil picado. Salpimenta y remueve bien hasta conseguir una masa homogénea.
Amasa bien y forma albóndigas del tamaño deseado.
Pasa las albóndigas por harina y fríelas en abundante aceite de oliva hasta que queden doradas. Las reservamos.
Elabora otro refrito con el resto de cebolla, el pimiento verde y el tomate picado. Cuando esté todo bien pochado, añade un vaso de agua, dejamos cocer durante 10 minutos y trituramos.
Sumerge las albóndigas en la salsa obtenida y dales un hervor de otros 10 minutos.

 Trucos y Consejos

A la hora de añadirle el agua puedes también incorporarle un vaso de vino blanco. Éste le dará un gusto exquisito a nuestras albóndigas.

 Información Nutricional

El bacalao es un pescado blanco muy poco graso que nos va a aportar una excelente cantidad de proteínas de gran calidad. Este pescado es también una buena fuente de minerales (potasio, fósforo, sodio, calcio y magnesio) y de vitaminas liposolubles y del grupo B.
Al incorporar huevo la receta se va a ver enriquecida con proteínas de alto valor biológico, así como lecitina, grasas, vitaminas del grupo A, B y D, y minerales como el hierro.
Esta es una receta indicada para cualquier grupo de edad, y en especial para los más pequeños, a quienes se les puede fomentar el consumo de pescado gracias a estas albóndigas.
Además, al ser fáciles de masticar y digerir, estas albóndigas son también muy recomendables para personas de avanzada edad y para aquellos que padecen alteraciones digestivas.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina