La combinación de legumbres y cereales presentes en esta receta aportan una cantidad de proteínas equivalente a la que pueda contener un plato de origen animal
400 gr. de garbanzos cocidos, 2 huevos, 1 dl de leche, 1 diente de ajo, pan rallado, semillas de sésamo, aceite y sal. Para la salsa de puerros: 1 cebolla pequeña, 4 puerros, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de harina, 6 cucharadas de aceite de oliva y sal. Para la guarnición de arroz blanco: 100 gr. de arroz redondo, 2 dientes de ajo, perejil, 4 cucharadas de aceite de oliva, sal y agua.
Calorías 120 kcal / 100gr
Proteína 7.2 gr / 100gr
Grasa 3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 14.1 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Escurrimos, lavamos y volvemos a escurrir los garbanzos en conserva.
Los ponemos en un un vaso mezclador y los trituraremos junto con los huevos, la leche, un diente de ajo y una pizca de sal, hasta conseguir una pasta homogénea. Ahora vamos agregando el pan rallado y las semillas de sésamo, hasta que consigamos una masa que tenga una consistencia como para hacer las albóndigas.

Albóndigas de garbanzos con salsa de puerros y arroz

 Así lo cocinamos

Con ayuda de las manos, vamos haciendo las bolas, no demasiado grandes, para luego pasarlas por harina y huevo batido.
El siguiente paso sería freírlas en una sartén con abundante aceite, hasta que tengan un color bien dorado. Una vez fritas, las reservamos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Para la salsa de puerros: Rehogamos la cebolla y el diente de ajo en una cazuela con un poco de aceite. Cuando la cebolla esté transparente, agregamos los puerros cortados en rodajas. Una vez estén bien cocinados los puerros, agregamos una cucharada de harina y rehogamos el conjunto. Vertemos dos vasos de agua y dejamos cocer durante 5 minutos. Transcurrido el tiempo, trituramos y pasamos por el chino para que quede una salsa bien fina.
Para el arroz blanco: Sofreímos unos dientes de ajo bien picados. A continuación, incorporamos el arroz y lo rehogamos con los ajos. Ahora vertemos el agua, bien caliente (el doble de agua que de arroz). A mitad de cocción añadimos el perejil picado, sazonamos y dejamos hervir a fuego suave durante 20 minutos. Al final de la cocción obtendremos un arroz blanco, suelto y seco que usaremos para guarnecer las albóndigas de garbanzo.

Montaje y presentación: Disponemos las albóndigas en una fuente o plato, las salseamos con la crema de puerros y acompañamos con el arroz blanco.

 Trucos y Consejos

Para elaborar las albóndigas con mayor facilidad, lo ideal es introducir la masa en el frigorífico durante un par de horas para que ésta adquiera mayor consistencia.
Para que las albóndigas nos queden más sabrosas y jugosas, es conveniente sumergir éstas en la salsa de puerros y dejar que cuezan unos 10 minutos a fuego muy suave.

 

 Información Nutricional

Plato ideal para vegetarianos, ya que la combinación de legumbres y cereales aportan la cantidad de proteínas equivalentes a las de un plato de origen animal. La cantidad equilibrada de todos sus ingredientes hacen de él un alimento especialmente indicado para niños, ya que, además, se trata de una comida vistosa por su forma y en su elaboración pueden colaborar los más pequeños de la casa.

Un buen consejo para que el plato sea más digestivo y aporte menos calorías es escurrir muy bien las albóndigas después de su fritura.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina