La leche de coco le pone un punto exótico a esta receta, y es un perfecto aliado para prevenir la osteoporosis
8 alcachofas
100 gr. de guisantes. ½ litro de leche de coco y sal. Pasta Orly: 250 gr. de harina
10 gr. de levadura.
3 dl de agua
1 cucharada de aceite
1 clara montada y una pizca de sal.
Calorías 44 kcal / 100gr
Proteína 2.3 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Vegetariana. Por regla general se consume, principalmente, durante Otoño / Invierno, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

 Así lo cocinamos

Comenzaremos elaborando la salsa Orly: Tamizamos la harina y la mezclamos con la sal, el agua y la levadura hasta conseguir una crema sin grumos. Para que la mesa fermente más rápido, introduciremos ésta en el horno durante 20 minutos a 30ºC. Una vez haya fermentado la pasta, le agregaremos una clara de huevo batida para que ésta quede bien esponjosa.

Limpiamos las alcachofas: eliminamos las hojas exteriores y las puntas. Las cortamos en cuartos y les quitamos la pelusa que tienen en el interior. Hecho esto, las introducimos en una olla hirviendo con agua y un chorreón de limón (para que no se oxiden). Cocemos durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo, las refrescamos en un recipiente con agua y hielo (de esta manera cortaremos la cocción de las alcachofas). Las escurrimos bien y las pasamos por la pasta Orly para, a continuación, freírlas en una sartén con abundante aceite caliente. Una vez rebozadas las alcachofas, depositamos éstas sobre papel absorbente para eliminar así el exceso de aceite. Las reservamos.
Cocemos los guisantes en leche de coco con un poco de aceite de oliva y sazonamos.
Servimos una copita de guisantes en leche de coco con las alcachofas rebozadas.

 Información Nutricional

La alcachofa es una verdura de gran poder diurético y que rebaja el nivel de azúcar en sangre, por lo que están indicadas para aquellas personas que tengan diabetes o una tensión arterial elevada. Además, aportan muy pocas calorías, pero sí gran cantidad de vitaminas y minerales.

Para completar la preparación del plato y darle un toque de sabor se añade leche de coco. Este producto de obtiene a partir de la pulpa rallada del coco maduro y comúnmente mezclado con agua. No debe confundirse con el agua de coco. Aporta gran cantidad de grasas saturadas, en contraposición con las insaturadas, que son las grasas cardiosaludables. La leche de coco es rica en magnesio, fósforo y calcio, que participan en la mineralización de los huesos, por lo que es un alimento indicado para prevenir la osteoporosis.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina