La alcachofa es un vegetal que destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, nutrientes que le confieren un alto poder saciante y que favorecen el tránsito intestinal
16 alcachofas, 1 limón, sal. Para el relleno: 100 gr. de mantequilla, ½ cebolla picada, 100 gr. de harina, 1 litro de leche caliente, 200 gr. de jamón ibérico en daditos, pimienta y sal.
Calorías 44 kcal / 100gr
Proteína 2.3 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

La temporada de las alcachofas frescas comprende desde otoño hasta primavera, de modo que durante estos meses podemos disfrutar de esta deliciosa flor que tantas preparaciones nos permite elaborar.
En esta ocasión las presentamos rellenas, consiguiendo así un plato ideal para servir en ocasiones especiales.
El sabor ligeramente amargo de las alcachofas queda enmascarado por la suavidad de la salsa bechamel, que junto con el jamón ibérico, forma una combinación perfecta para estas verduras.

Alcachofas rellenas de bechamel con jamón

 Así lo cocinamos

Las alcachofas: En primer lugar, limpia las alcachofas. Para ello, desecha las hojas exteriores, que son demasiado fibrosas. Hecho esto, vacía las alcachofas con la ayuda de una cucharilla o un “sacabolas” pequeño. Frótalas inmediatamente con medio limón para evitar que se oxiden.
Ahora pon a hervir las alcachofas en una olla con abundante agua hirviendo, una pizca de sal y la otra mitad del limón.
Una vez cocidas, refréscalas bajo el grifo, o en un recipiente con agua y hielo, tratándolas siempre con mucha delicadeza, pues son muy delicadas y las necesitamos enteras.
Cuando estén frías, escúrrelas bien y resérvalas sobre papel absorbente.

El relleno: El relleno de estas alcachofas no es más que una bechamel con jamón, igual que aquella que elaboraríamos si nos dispusiésemos a preparar unas croquetas.
Pon a fundir la mantequilla en una cazuela. Una vez fundida, añade la cebolla picada y rehógala a fuego suave hasta que quede bien pochada. Entonces, añade la harina y continúa rehogando hasta que desaparezcan los grumos de harina. Ahora vierte la leche caliente y salpimenta (ojo con la sal, pues luego añadiremos el jamón, que es bastante sabroso). Cocina a fuego muy suave, y sin cesar de remover, hasta conseguir una salsa suave y homogénea. Por último, agrega los taquitos de jamón, da unas vueltas y retira del fuego.
Ya sólo nos queda rellenar las alcachofas con la bechamel de jamón y darles un golpe de horno para calentarlas.
Decora cada alcachofa con una loncha de jamón ibérico y un poco de perejil fresco picado.

 Trucos y Consejos

Para rellenar las alcachofas más cómodamente puedes ayudarte de una manga pastelera.
Estas alcachofas también puedes presentarlas rebozadas. Para ello, una vez rellenas, las pasaríamos por harina y huevo (en ese orden). Luego sólo restaría freírlas en abundante aceite caliente hasta que quedasen doradas.

 Información Nutricional

La alcachofa es un vegetal que destaca por su elevado contenido en hidratos de carbono y fibra, nutrientes que le confieren un alto poder saciante y que favorecen el tránsito intestinal. Además de minerales como el potasio y el fósforo, y vitaminas B1 y B3, las alcachofas son ricas en sustancias que estimulan la función de la vesícula biliar, mejorando la digestión y evitando la síntesis endógena de colesterol.
Aportan pocas calorías, si bien el resto de ingredientes que intervienen en esta receta van a elevar su valor energético y su contenido graso.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina