Los crepes tienen su origen en el seno de la gastronomía francesa, y pueden ser tanto dulces como salados
Para la masa de los crepes: 4 cucharadas de harina, un vaso de leche, 100 gr. de margarina derretida y dos huevos. Resto de ingredientes: 200 gr. de salmón ahumado, 200 gr. de crema de queso, zumo de limón y cebollino.
Calorías 140 kcal / 100gr
Proteína 25.4 gr / 100gr
Grasa 4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Ocasiones especiales, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Hoy, entre otros platos, os preparamos estos rollitos de salmón ahumado con crema de queso al cebollino, un aperitivo exquisito, fácil de preparar e ideal para servir en estas fechas.

Comenzamos elaborando la masa de los crepes: Derretimos la margarina y la mezclamos con la leche. A continuación, incorporamos el resto de ingredientes y batimos con la batidora. Introducimos en el frigorífico y dejamos reposar durante 20 minutos. Ponemos una sartén antiadherente al fuego y la engrasamos con un poco de mantequilla. Ahora vertemos un poco de masa de crep y movemos la sartén para que esta se reparta uniformemente por toda la superficie. Cuando la masa se haya cuajado, y con la ayuda de una pala de madera, le daremos la vuelta y cocinamos por la otra cara. Reservamos los crepes hasta que pierdan temperatura. Ahora mezclamos la crema de queso con un chorreón de zumo de limón y un puñadito de cebollino picado. Con esta mezcla vamos a untar los crepes que elaboramos anteriormente. Una vez untados, colocaremos las lonchas de salmón ahumado. Ya sólo tenemos que enrollar los crepes sobre sí mismos hasta obtener una especie de brazo gitano. Por último, cortaremos el rollito en rodajas de unos dos centímetros de grosor y pincharemos con un mondadientes para que las rodajas no se desmonten.

Una vez enrollados los crepes, y antes de cortarlos en rodajas, conviene introducirlos en el frigorífico durante una hora. Haciendo esto conseguiremos que el relleno quede más compacto, lo cual evitará que se nos desmonte el crep al porcionarlo.

Los crepes tienen su origen en el seno de la gastronomía francesa. Pueden ser tanto dulces como salados y, debido a los ingredientes que los componen, resultan bastante calóricos.
Estos crepes van rellenos de crema de queso y salmón. El salmón va a aportar proteínas de gran valor biológico, mientras que el queso enriquecerá la receta con una buena cantidad de calcio, fundamental para el desarrollo de nuestros huesos.

Aperitivos de salmón ahumado y crema de queso al cebollino
Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina