Para darle un toque de color, podemos añadir un poco de azafrán a este arroz.
½ kg. de arroz
¾ kg. de bacalao
½ kg. de garbanzos cocidos
3 tomates
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 cucharada sopera de pimentón dulce
un vasito de aceite de oliva
1 litro de agua y sal
Calorías 366 kcal / 100gr
Proteína 26.6 gr / 100gr
Grasa 0.9 gr / 100gr
Hidratos de carbono 81.6 gr / 100gr
Índice glucémico 70

Este plato, está cocinado con una base de Arroces y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Hoy os proponemos una nueva y contundente receta de arroz. Esperamos que os guste.

Arroz castrense

 Así lo cocinamos

En una cazuela con aceite de oliva, hacemos un sofrito a fuego lento con la cebolla y los dientes de ajo, todo muy picado. Cuando comiencen a dorar, añadimos los tomates rallados.

Mareamos todo unos minutos e incorporamos el bacalao troceado. Rehogamos cinco minutos y echamos el arroz.

Seguimos rehogando durante un par de minutos más. Agregamos el agua y los garbanzos cocidos. Rectificamos de sal. Dejamos cocer a fuego medio durante veinte minutos. Apartamos el arroz castrense, dejamos reposar un poco y servimos.

 Trucos y Consejos

Para darle un toque de color, podemos añadir un poco de azafrán a este arroz.

 Información Nutricional

Los garbanzos son legumbres muy energéticas, nutritivas y equilibradas, por su alto contenido en vitaminas, proteínas y minerales, destacando el hierro que casi triplica al de la carne.

Sus fibras y activos, como el folato y el magnesio, lo hacen ideal para reducir el llamado colesterol malo, beneficia el tránsito intestinal, recomendable para la diabetes, anemia, problemas del colon, hipertensión, es anticancerígeno, diurético y reconstituyente. Sin embargo deben tener prudencia en su consumo quienes sufren de flatulencias, colitis y problemas intestinales.

Los garbanzos son ideales para las embarazadas, por su riqueza en proteínas, hierro y otros minerales.

Como el resto de leguminosas, los garbanzos son una buena fuente de proteína de origen vegetal, almidón, calcio, hierro, magnesio, zinc, fósforo. El contenido de vitaminas es baja, destacan las vitaminas E y K y su contenido de folatos.

Su contenido en lípidos es muy bajo. Tiene concentraciones bajas de componentes antinutritivos como saponinas, taninos y filatos que producen efectos beneficiosos.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina