Sirve acompañado de unas rodajas de limón.
2 tazas de arroz
½ kg. de pollo
100 gr. de garbanzos cocidos
50 gr. de guisantes
1 litro de caldo de pollo
1 diente de ajo
1 pimiento verde y otro rojo
½ cebolla
colorante alimentario
aceite de oliva y sal
al gusto.
Calorías 120 kcal / 100gr
Proteína 7.2 gr / 100gr
Grasa 3 gr / 100gr
Hidratos de carbono 14.1 gr / 100gr
Índice glucémico 35

Este plato, está cocinado con una base de Arroces y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Para combatir el frío de estos días de invierno nada mejor que un buen plato caliente como este que proponemos hoy. Nutritivo y muy sabroso.

Arroz con pollo y garbanzos

 Así lo cocinamos

Lo primero que debemos hacer es sofreír el pollo cortado en partes hasta que se dore bien con aceite de oliva. Salamos al gusto. Retiramos y reservamos. Pelamos y cortamos la cebolla y la sofreímos en la misma olla. Añadimos también el pimiento cortado y el ajo. Sumamos el pimiento rojo cortado en tiras.
Incorporamos ahora el pollo ya sofrito y el arroz. Removemos un poco y agregamos el caldo y los garbanzos. Ponemos una cucharadita de colorante y rectificamos de sal. Dejamos al fuego unos 20 minutos o hasta que el arroz esté listo. Unos 10 minutos antes de retirar añadimos los guisantes.

 Trucos y Consejos

Sirve acompañado de unas rodajas de limón.

 Información Nutricional

El arroz, el ingrediente fundamental de esta receta, posee una elevadísima cantidad de almidón, lo cual lo convierte en un alimento muy energético.
El garbanzo es una legumbre, y como tal, posee unas características nutritivas muy interesantes. Entre los nutrientes más significativos de esta leguminosa podemos encontrar hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales, vitaminas y fibra. Además, los garbanzos contienen muy poca grasa.
El pollo, por su parte, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando la consumamos sin piel. Además, contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar, por lo que es un alimento que está especialmente indicado para los niños, ancianos y todas aquellas personas que tengan el estómago delicado.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina