Estas albóndigas, elaboradas con carne de ternera y magro de cerdo, van a suponer una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, mientras que el contenido graso no va a ser demasiado elevado
100 gr. de tallarines, 100 gr. de salsa de tomate casera. Para las albóndigas: 750 gr. de carne de cerdo y ternera picada, 3 dientes de ajo, 1 cucharada de pan rallado, 1 huevo, unas ramitas de perejil, aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida.
Calorías 359 kcal / 100gr
Proteína 12.7 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 72.3 gr / 100gr
Índice glucémico 40

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Las albóndigas constituyen una manera muy cómoda y divertida de consumir la carne. Además, nos permiten la libertad de aliñarlas a nuestro gusto. En esta receta las presentamos envueltas en tallarines de pasta, lo cual, además de aportarle un toque muy original a la receta, va a enriquecerla con hidratos de carbono complejos. Por tanto, estamos ante un plato muy completo y divertido, ideal para ofrecerlo al público infantil.

 Así lo cocinamos

Pon a cocer los tallarines en una olla con abundante agua hirviendo y sal. Una vez la pasta se encuentre “al dente”, escúrrela, enfríala y resérvala untada en aceite de oliva.
En un bol, dispón la carne picada salpimentada con el ajo y el perejil picados, el huevo batido y el pan rallado. Mezcla bien, hasta obtener una masa consistente y homogénea, tapa con film transparente y deja reposar en el frigorífico durante un mínimo de 2 horas.
Transcurrido el tiempo de reposo de la masa, forma las albóndigas con las manos y resérvalas.
Envuelve las albóndigas con los tallarines y fríelas en abundante aceite caliente. Una vez doradas, escúrrelas muy bien y resérvalas sobre papel absorbente para así eliminar el exceso de aceite.
Extiende un poco de salsa de tomate en un plato y coloca, de manera decorativa, las albóndigas fritas.

 Trucos y Consejos

Para que las albóndigas queden bien jugosas, puedes sustituir el pan rallado por miga de pan mojada en leche. Notarás la diferencia!

 Información Nutricional

En este caso hemos elaborado unas albóndigas con carne de ternera y magro de cerdo, que van a suponer una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, mientras que el contenido graso no va a ser demasiado elevado.
Al igual que el resto de pastas, los tallarines son una buena fuente de hidratos de carbono complejos. Además, no contienen apenas grasa y son un alimento de gran aceptación.
Por su parte, la salsa de tomate que acompaña a nuestras albóndigas va a enriquecer el plato con una buena cantidad de vitaminas, minerales  y sustancias antioxidantes, muy beneficiosas para la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina