El contenido graso del bacalao es escaso, pero aporta proteínas de gran calidad
800 gr. de lomo de bacalao salado, 2 dientes de ajo, 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas de vinagre de vino blanco, 1 cucharadita de pimentón dulce y perejil picado. Para el puré de garbanzos 300 gr. de garbanzos cocidos, 100 gr. de cebolla, 1 vaso de leche, 1 diente de ajo, sal, pimienta y 6 cucharadas de nata para cocinar.
Calorías 315 kcal / 100gr
Proteína 75 gr / 100gr
Grasa 1.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Lo primero que debemos hacer es desalar el bacalao: Lo introducimos en agua fría durante 36 horas, cambiando el agua cada 8 horas.

Bacalao a la plancha con garbanzos

 Así lo cocinamos

Una vez desalados, cocinamos los lomos de bacalao en la plancha, vuelta y vuelta, dos minutos por cada lado (comenzamos cocinando la cara que tiene la piel).
Doramos unos ajos laminados en una sartén, añadiendo a continuación una cucharada de vinagre. Ahora añadimos el pimentón, con cuidado de que no se nos queme. Para ello, lo mejor es añadirlo con la sartén apartada del fuego.
Puré de garbanzos:
Picamos 100 gramos de cebolla y 1 diente de ajo. Se pocha la cebolla y se añade el ajo, la sal y la pimienta. Pasamos por el pasapurés los garbanzos cocidos, añadiendo un poco de agua si es preciso. Vertemos en la sartén donde está la cebolla y el ajo, el puré de garbanzos y removemos bien, añadiendo en este momento la nata. Se da vueltas hasta que quede ligado.
Ahora ya podemos proceder al montaje del plato: Colocamos la tajada de bacalao sobre plato con la piel hacia arriba. Al lado, una cucharada del puré de garbanzos y decorado con perejil picado.
Salseamos ligeramente el bacalao con el refrito de ajo con pimentón.

 Información Nutricional

El bacalao es uno de los pescados blancos más consumidos en nuestro país, sobre todo en salazón. Aun sin  salar, es uno de los pescados más ricos en sodio. Su contenido graso es escaso, pero aporta proteínas de buena calidad.
Los garbanzos completan el plato con un aporte de hidratos de carbono y fibra. Dado que el bacalao es un pescado muy sabroso y que al refrito se añade pimentón, no es necesario añadir sal extra a la receta.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina