El consumo de bacalao supone una fuente de proteínas de alto valor biológico, así como de diversos minerales y vitaminas del grupo B
4 tajadas del lomo del bacalao
1 kilo de cebolla roja
8 pimientos choriceros
1 cabeza de ajo
aceite de oliva virgen
pan y caldo de bacalao.
Calorías 315 kcal / 100gr
Proteína 75 gr / 100gr
Grasa 1.7 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

 Así lo cocinamos

Desalamos el bacalao dejándolo en remojo durante 48 horas con cambios de agua cada 8 horas.
Remojamos los pimientos choriceros abiertos y sin semillas.

Cortamos en juliana la cebolla y troceamos los ajos.
Pochamos la cebolla y el ajo y añadimos el pan.
Cuando la cebolla se dore, añadimos los pimientos choriceros troceados y escurridos.
Junto con los vegetales, rehogamos el bacalao y seguidamente lo sacamos a una cazuela de barro.
Dejamos pochar más las hortalizas, añadimos el fumet de bacalao y cocemos durante 20 minutos.
Pasamos por el pasapurés y por el chino la salsa hasta que quede fina.
Salseamos el bacalao y sin que llegue a hervir ponemos a punto de sal el conjunto.

 Información Nutricional

El bacalao es un pescado blanco, lo que explica su bajo aporte graso. El consumo de bacalao supone una fuente de proteínas de alto valor biológico, así como de diversos minerales (potasio, fósforo, sodio, calcio y magnesio), de vitaminas del grupo B. En este caso, los ingredientes básicos, además del bacalao, son los pimientos choriceros y abundante cebolla y ajo que proporcionan al plato un sabor muy pronunciado y hace que este plato resulte delicioso al paladar, e incluso sin sal es sabroso para quienes tienen que controlar este condimento (habiendo desalado con esmero el bacalao antes de proceder a cocinarlo). Puede resultar fuerte para aquellos que sufren de estómago delicado. El sabor suave del bacalao se ve enmascarado por el resto de ingredientes, por lo que esta receta no es la más indicada para dar a probar el bacalao a los más pequeños. La forma de preparar un alimento determina, en parte, su valor calórico. En esta receta, si se utiliza la cantidad de aceite mínima para rehogar la cebolla y el ajo, el valor energético del plato no es muy elevado, por lo que lo pueden degustar perfectamente quienes siguen dietas de adelgazamiento.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina