El sofrito de tomate y pimiento con el cual acompañamos este bacalao, además de aportar mucha jugosidad al plato, va a enriquecerlo con una importante cantidad de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante
800 gr. de lomos de bacalao desalado
4 cebollas
2 pimientos rojos
8 tomates maduros
4 dientes de ajo
aceite de oliva
harina
sal y pimienta.
Calorías 23 kcal / 100gr
Proteína 0.8 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 3.5 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El bacalao con tomate es una de las maneras más tradicionales de preparar este pescado. Se trata de una receta bien sencilla, si bien es importante emplear un bacalao de calidad para obtener un buen resultado.

Bacalao con tomate

 Así lo cocinamos

Enharina los lomos de bacalao y fríelos en una cazuela de barro con aceite de oliva. Una vez fritos, escúrrelos y resérvalos sobre papel absorbente.
En la misma cazuela donde hemos frito los lomos de bacalao, rehoga las cebollas cortadas en juliana y los ajos laminados.
Una vez la cebolla se encuentre bien pochada, añade los pimientos cortados en tiras.
Cuando los pimientos estén tiernos, agrega los tomates rallados, salpimenta y cocina el conjunto a fuego medio hasta que el tomate quede bien frito.
Incorpora los lomos de bacalao a la cazuela y cocina el conjunto durante 10 minutos.
Si fuera necesario, añade un vaso de agua para aligerar la salsa.

 Trucos y Consejos

Si decides desalar tú mismo el bacalao, recuerda que debes ponerlo en remojo, en agua fría, durante 36 horas. Ve cambiando el agua cada 8 horas hasta que el bacalao adquiera su punto óptimo de sal.

 Información Nutricional

Debido a su suave textura y sabor, el bacalao es muy apreciado en nuestra gastronomía, y podemos encontrarlo en multitud de preparaciones. Es un pescado blanco y, como tal, se caracteriza por su bajo contenido graso. Éste es, además, una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico.
El sofrito de tomate y pimiento con el cual acompañamos este bacalao, además de aportar mucha jugosidad al plato, va a enriquecerlo con una importante cantidad de vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante, como el licopeno, pigmento carotenoides que le confiere al tomate su característico color rojo.
El tomate y el pimiento pueden resultar fuertes para las personas con el estómago delicado, por lo que se recomienda prescindir de ellos o tomarlos con moderación, según la tolerancia individual.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina