Puedes acompañar este plato con unas pasas u otros frutos secos. La combinación de sabores será exquisita.
4 lomos de bacalao desalado, 50 gr. de boletus, 2 dientes de ajo, aceite de oliva, espinacas frescas y sal gorda. Para la crema de garbanzos: 200 gr. de garbanzos, 1 zanahoria, ½ puerro, 1 cebolleta, nata líquida.
Calorías 383 kcal / 100gr
Proteína 20.8 gr / 100gr
Grasa 5.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 55.8 gr / 100gr
Índice glucémico 30

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Esta receta une en un solo plato los ingredientes típicos de esta época de Cuaresma: el bacalao, los garbanzos y las espinacas.

Bacalao sobe crema de potaje y espinacas

 Así lo cocinamos

En una sartén con abundante aceite de oliva ponemos a confitar los boletus a fuego lento con los ajos pelados. Cuando pochen bien retiramos y añadimos e
n la misma olla el bacalao. Mantenemos a fuego lento para que el bacalao se vaya confitando. Retiramos y reservamos. Cocemos los garbanzos previamente remojados unas 8 horas antes. Mientras se cuecen a fuego medio agregamos la zanahoria pelada, el puerro y la cebolleta. Dejamos en el fuego hasta que todo quede blando. Escurrimos y colocamos en la batidora.
Añadimos los boletus confitados. Agregamos la nata y un poco del caldo donde han cocido los garbanzos. Trituramos. En una sartén con unas gotas de aceite freímos las espinacas. Servimos la crema de garbanzos y encima el bacalao y las espinacas. Espolvoreamos un poco de sal por encima y listo.

 Trucos y Consejos

Puedes acompañar este plato con unas pasas u otros frutos secos. La combinación de sabores será exquisita.

 Información Nutricional

El garbanzo es una legumbre muy energética y nutritiva. Además, contiene vitaminas del grupo B. También es rico en hierro, potasio y fósforo, ideal para combatir la fatiga mental. Su principal componente son los hidratos de carbono, destacando el almidón. Tiene un mayor contenido en grasas que otras legumbres, pero son insaturadas, por lo que no constituyen un riesgo para la salud cardiovascular. Por otro lado, contienen una importante cantidad de fibra.
Las espinacas, que combinan de manera exquisita con los garbanzos, contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales. Entre estos últimos debemos resaltar la presencia del calcio y el magnesio. Además, aportan a nuestro organismo sustancias de acción antioxidantes, que nos ayudan a prevenir enfermedades de carácter degenerativo.
Por su parte, el bacalao enriquecen el plato con una importante cantidad de proteínas de alto valor biológico.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina