Al mezclar las espinacas con bechamel, que lleva harina y mantequilla, la receta se convierte en un plato sabroso a la par que energético
400 gr. de espinacas frescas
60 gr. de mantequilla
60 gr. de harina
1 litro de leche
2 dientes de ajo
200 gr. de jamón ibérico en lonchas
4 huevos
aceite de oliva y sal.
Calorías 21 kcal / 100gr
Proteína 2.6 gr / 100gr
Grasa 0.2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 15

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

El segundo plato que cocinamos hoy consiste en una crema de espinacas con huevo y jamón ibérico. Se trata, por tanto, de un plato muy completo desde el punto de vista nutricional, pues en él podemos encontrar una amplia variedad de elementos reguladores presentes en la bechamel, las espinacas, el huevo y el jamón.

 Así lo cocinamos

Comenzamos nuestra receta elaborando la bechamel. Para ello, coloca la mantequilla en una cazuela. Cuando ésta se haya fundido, añade la harina y rehoga el conjunto. Ahora vierte la leche sin para de remover. Cocina a fuego suave hasta que le bechamel adquiera consistencia de crema.
Mientras se termina de cocinar la bechamel, pica los dientes de ajo y sofríelos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando el ajo comience a dorar, añade las espinacas y rehoga todo. Sigue cocinando hasta que las hojas de espinacas tomen un color oscuro y pierdan su rigidez. Llegados a ese punto, incorpora las espinacas rehogadas a la bechamel y remueve bien.
Vierte la crema de bechamel con espinacas en cazuelas de barro individuales y casca un huevo sobre cada una de ellas. Ahora introduce en el horno, precalentado a 180ºC, hasta que la clara de huevo quede cuajada.

Saca del horno y esparce sobre el huevo el jamón ibérico cortado en juliana.

 Trucos y Consejos

También se pueden emplear espinacas congeladas, que darán un resultado igualmente rico.

 Información Nutricional

Las espinacas contienen una buena y variada cantidad de vitaminas y minerales. Entre estos últimos debemos resaltar la presencia del calcio y el magnesio. Además, aportan a nuestro organismo sustancias de acción antioxidantes, que nos ayudan a prevenir enfermedades de carácter degenerativo.
Al mezclar las espinacas con bechamel, que lleva harina y mantequilla, la receta se convierte en un plato sabroso a la par que energético. De modo que, para aligerar la receta y adecuarla a dietas hipocalóricas, habría que elaborar la bechamel con leche desnatada y añadir la cantidad justa.
En cuanto al huevo, también presente en esta receta, es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico (presentes en su clara) y en grasa saturada (en la yema). En esta receta los huevos se cocinan en el horno por lo que su contenido graso no va a verse incrementado.
El plato se completa con unas tiras de jamón ibérico, rico en proteínas de alto valor biológico.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina