La berenjena es una hortaliza con un bajo contenido calórico ya que contiene gran cantidad de agua
2 berenjenas pequeñas, 8 bolitas de mozzarella. Para los tomates confitados: 8 tomates maduros, 6 dientes de ajo, unas ramitas de tomillo, aceite de oliva, pimienta negra recién molida, 4 cucharadas de sal, 4 cucharadas de azúcar. Para el pesto: 2 cucharadas de piñones pelados, 2 cucharadas de parmesano rallado, un buen puñado de hojas de albahaca, 2 dientes de ajo, aceite de oliva.
Calorías 22 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

El plato que os proponemos ahora contiene todos los sabores del Mediterráneo. Es una preparación realmente deliciosa y, aunque el confitado de los tomates nos llevará algo de tiempo, lograremos una conserva que nos aguantará varias semanas.

 Así lo cocinamos

El tomate confitado: Lava los tomates, sécalos, córtalos por la mitad y retírales las semillas. Ahora disponlos en un bol grande y añádeles un buen chorreón de aceite de oliva, los dientes de ajo pelados, el tomillo, el azúcar y la sal. Colócalos en una bandeja, con la parte abombada hacia arriba, y hornéalos a 90ºC durante 3 horas. Transcurrido este tiempo, dale la vuelta a los tomates y hornea durante otras 3 horas a la misma temperatura.

El pesto: Coloca en un mortero una pizca de sal gruesa, los dientes de ajo, los piñones y las hojas de albahaca previamente lavadas y secadas. Una vez consigamos una pasta, incorpora el parmesano rallado y un buen chorro de aceite de oliva virgen. Continúa machacando hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

Lava las berenjenas y córtalas en láminas longitudinales, las cuales rociaremos con un poco de aceite de oliva y sal antes de cocinarlas a la plancha por ambas caras.

En el centro de cada lámina de berenjena dispondremos una rodaja de mozzarella. Ahora coloca medio tomate confitado y una cucharadita de pesto. Junta los extremos de la berenjena y cierra con un palillo de madera para que nos quede un paquetito relleno.

Ya sólo nos queda hornear estos paquetitos hasta que el queso comience a fundir.

 Trucos y Consejos

Puedes emplear otras variedades de frutos secos para elaborar el pesto, como nueces, almendras, o incluso anacardos.
También puedes aromatizar los tomates confitados con romero u orégano.

 Información Nutricional

La berenjena es una hortaliza con un bajo contenido calórico ya que contiene gran cantidad de agua. Carece de fibra, excepto una pequeña cantidad en la piel y las semillas. En cuanto a sus minerales, destaca la presencia de potasio.
Por su parte, la mozzarella nos va a aportar un amplio abanico de nutrientes, tales como vitaminas (B1, B2 y A) y minerales (calcio y fósforo), de gran relevancia para nuestro organismo.
También debemos destacar la presencia de tomate, que enriquecerá el plato con más vitaminas y minerales, así como sustancias de acción antioxidante, muy beneficiosas para la salud.
El intenso sabor de la salsa resulta interesante en caso de hipertensión arterial, ya que no sería necesario añadir sal a este plato.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina