La pulpa de la berenjena carece de fibra. Ésta sólo la encontramos en su piel y semillas
4 berenjenas
500 gr. de pechuga de pollo
250 gr. de cebolla
1 pimiento verde
1 diente de ajo
1 tomate fresco
50 gr. de aceitunas sin hueso
50 gr. de salsa de tomate
250 gr. de salsa bechamel: 40 gramos de margarina
40 gramos de harina
½ litro de leche de soja
sal y nuez moscada al gusto.
Calorías 22 kcal / 100gr
Proteína 1.2 gr / 100gr
Grasa 0.1 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 20

Este plato, está cocinado con una base de Verduras y legumbres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

 Así lo cocinamos

Cortamos longitudinalmente las berenjenas formando dos “barquitos”. Vaciamos las berenjenas cortadas, extrayendo la pulpa (con cuidado de no llegar a la piel). Las introducimos en el microondas para cocinarlas ligeramente.

Elaboración de la salsa bechamel: Rehogamos la harina en un cazo con margarina. Vamos agregando ahora la leche templada, poco a poco. Batimos con la varilla hasta obtener una salsa suave y sin grumos. Ponemos a punto de sal y nuez moscada.

Por otra parte, picamos la pulpa de la berenjena y la refreímos junto con la cebolla, el diente de ajo, el pimiento verde y el tomate, todo ello cortado finamente. Cuando las verduras estén bien cocinadas, añadimos la pechuga de pollo cortada en daditos y las aceitunas cortadas en por la mitad. Sofreímos todo durante 5 minutos.
A este sofrito le añadimos ahora unas cucharadas de bechamel. Ya tenemos listo el relleno, con el cual vamos a rellenar las berenjenas. Una vez rellenas, las introducimos en el horno a 200ºC hasta que queden bien doradas.

 Información Nutricional

Debido a su elevada cantidad de agua, las berenjenas aportan un bajo contenido calórico. Una curiosidad de este vegetal es que su pulpa carece de fibra, tan sólo contienen una pequeña cantidad su piel y sus semillas. El pollo es una de las carnes más ligeras que hay siempre que se consuma sin la piel. Junto a las aceitunas, supone una fuente de proteínas que, junto a la bechamel, incrementan el valor calórico de la receta. Al utilizarse leche de soja, el plato queda más ligero y con menos contenido en colesterol que si se usara leche entera de origen animal.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina