Para ahorrar tiempo a la hora de preparar este plato, puedes elaborar de antemano los boquerones en vinagre y reservarlos en la nevera hasta el momento de hacer los bocatines.
8 panecillos redondos
16 lonchas de jamón ibérico
24 boquerones
vinagre de vino blanco
agua
sal
ajo
perejil y aceite de oliva.
Calorías 142 kcal / 100gr
Proteína 21.5 gr / 100gr
Grasa 6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.5 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Para picar antes de la comida o para una cena rápida, prepara estos pequeños bocadillos y tendrás una solución perfecta.

 Así lo cocinamos

Lo primero será hacer los boquerones en vinagre. Para ello, limpiamos bien el pescado, sin que le queden restos de vísceras ni sangre. Hay que quitar la espina central para que queden abiertos por la mitad pero unidos por los lomos.

Introducimos los boquerones limpios en un recipiente hondo con vinagre rebajado con agua y un poco de sal. Deben quedar completamente cubiertos. Tapamos el recipiente y dejamos macerar durante, al menos, dos horas, hasta que el pescado adquiera en su totalidad un color blanco.

Pasado ese tiempo, los sacamos del vinagre y los cubrimos con aceite de oliva y una mezcla de ajo y perejil picado. Reservamos durante una hora en la nevera.

Cuando el pescado esté listo, abrimos los panecillos por la mitad y los rellenamos con los boquerones escurridos y unas lonchas de jamón.

 Trucos y Consejos

Para ahorrar tiempo a la hora de preparar este plato, puedes elaborar de antemano los boquerones en vinagre y reservarlos en la nevera hasta el momento de hacer los bocatines.

 Información Nutricional

Los boquerones son pescado azul, y como tal, son ricos en ácidos grasos Omega-3, los cuales nos ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre y a evitar la formación de coágulos o trombos. Además, el boquerón es rico en proteínas de alto valor biológico y vitaminas, destacando entre estas últimas las del grupo B (B2, B3, B6, B9 y B12) y otras vitaminas liposolubles como la A y la D. Con relación a los minerales, este pescado es una excelente fuente de magnesio y yodo.

Esta receta se completa con el jamón ibérico, que aporta proteínas y grasas, aunque éstas últimas son muy saludables, y con el pan, gran fuente de hidratos de carbono.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina