El mejillón contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso
1 kg. de mejillones
½ cebolla
2 cucharadas de salsa de tomate
1 diente de ajo
un chorrito de vino blanco
1 guindilla
sal
pimienta negra recién molida
aceite de oliva
un huevo batido
pan rallado.
Calorías 68 kcal / 100gr
Proteína 10 gr / 100gr
Grasa 2 gr / 100gr
Hidratos de carbono 2.3 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

Estas brochetas de mejillones son realmente sencillas de preparar. Además, el mejillón es un producto muy barato y nutritivo. Qué más se puede pedir?

 Así lo cocinamos

Lo primero que debes hacer es limpiar bien los mejillones, retirándole las “barbas” y las incrustaciones que éstos suelen presentar en sus conchas.
Cuando los tengas limpios, introdúcelos en una cazuela baja con un chorrito de vino blanco y un poco de agua (bastará con que el líquido cubra el fondo de la cazuela). Coloca la tapadera y cocina a fuego medio hasta que se abran todos los mejillones.
Una vez abiertos los mejillones, retírales las valvas y resérvalos.
Para la salsa, sofríe la cebolla y el ajo, todo ello bien picado, en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla se encuentre bien pochada, añade la guindilla y la salsa de tomate. Cocina a fuego medio hasta que el tomate esté bien sofrito. Entonces, agrega el caldo de cocción de los mejillones previamente colado. Cocina a fuego suave durante 10 minutos, pon a punto de sal y pimienta y tritura hasta conseguir una salsa bien fina.
Ensarta en cada brocheta cuatro mejillones cocidos.
Ahora pasa las brochetas por huevo batido y pan rallado.
Ya sólo nos queda freír las brochetas en abundante aceite de oliva muy caliente
Una vez doradas las brochetas, escúrrelas bien y deposítalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Emplata las brochetas y acompáñalas con la salsa antes elaborada.

 Trucos y Consejos

Aquellos mejillones que no se hayan abierto durante la cocción deberemos desecharlos, pues lo más probable es que no se encuentren en condiciones aptas para el consumo.

 Información Nutricional

El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Aquellas personas que padezcan de hipertensión o hipercolesterolemia deberán moderar su consumo, pues este marisco es muy rico en sodio y colesterol.
En su composición también encontramos purinas, por lo que su consumo tampoco se aconseja a personas con gota o hiperuricemia.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina