La pechuga de pollo contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar
1 pechuga de pollo
100 ml. de salsa de soja
2 cucharadas de miel
100 gr. de semillas de sésamo tostadas
pimienta negra recién molida
aceite de oliva y unas hojas de cebollino.
Calorías 113 kcal / 100gr
Proteína 20.6 gr / 100gr
Grasa 3.4 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Aves y caza y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Entrante.

En la siguiente receta os presentamos unas brochetas de pollo diferentes. Esta vez las hemos macerado en salsa de soja y miel para luego rebozarlas en semillas de sésamo. El resultado son unas brochetas con una presencia muy original y apetecible, perfectas para servir como aperitivo a tus invitados.

Brochetas de pollo con sésamo y soja

 Así lo cocinamos

Corta la pechuga en dados de unos 2 centímetros y condiméntalos con la pimienta negra.
Vierte la salsa de soja en un bol y mézclala bien con las dos cucharadas de miel.
Ahora introduce los dados de pechuga en el bol y deja macerar en el frigorífico durante dos horas.
Una vez haya transcurrido el tiempo de maceración, escurre bien los dados de pechuga y saltéalos en una sartén muy caliente con unas gotas de aceite de oliva.
Cuando los dados estén bien dorados retíralos de la sartén y rebózalos en las semillas de sésamo.
Ya sólo queda ensartar los dados rebozados en unas brochetas de madera.
Emplata las brochetas y espolvorea con un poco de cebollino cortado muy fino.

 Trucos y Consejos

Ten en cuenta que la salsa de soja es muy sabrosa, por lo que deberás omitir la adición de sal a la pechuga de pollo.

 Información Nutricional

El pollo, ingrediente protagonista de esta receta, posee una de las carnes más saludables, siempre y cuando la consumamos sin piel. Además, contiene muy poca grasa y sus proteínas son muy fáciles de asimilar, por lo que es un alimento que está especialmente indicado para los niños, ancianos y todas aquellas personas que tengan el estómago delicado.
Hay que tener en cuenta que la salsa de soja que hemos empleado para macerar la pechuga de pollo presenta un contenido en sal bastante elevado, por lo que aquellas personas que padezcan problemas de hipertensión o de retención de líquidos deberán moderar su consumo.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina