El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia
8 gambas
½ sandía
8 mejillones
2 dientes de ajo
aceite de oliva y perifollo.

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Primavera / Verano, y se suele servir a los comensales como Entrante.

En la siguiente receta os preparamos unas originales y jugosas brochetas de gambas, sandía y mejillones, que suponen un aperitivo perfecto, muy ligero y nutritivo.

 Así lo cocinamos

Lo primero que haremos será extraer bolas de sandía con la ayuda de un “sacabolas”. Si no dispones de este utensilio de cocina puedes simplemente poner dados de sandía.
Los mejillones los lavaremos, eliminando las barbas e incrustaciones que éstos puedan contener, y abriremos al vapor. Para ello, colócalos en una cazuela amplia con un poco de agua y llévala al fuego con la tapadera puesta. Una vez se hayan abierto todos los mejillones, quítales las conchas y resérvalos en su propio jugo.
Pela las gambas, dejando la cabeza y la cola.
Ya sólo nos queda ensartar en unas brochetas las bolitas de sandía, los mejillones y las gambas, intercalándolos de la manera que más nos apetezca.
Cocina las brochetas en una sartén antiadherente muy caliente con unas gotas de aceite de oliva.
Las brochetas estarán listas cuando las gambas estén cocinadas. Bastará con dos minutos por cada cara.
Emplata las brochetas y rocíalas con los los ajos laminados y sofritos en aceite de oliva.
Por último, decora con unas hojas de perifollo.

 Trucos y Consejos

Si lo deseas, puedes sustituir la sandía por melón, que quedará igualmente bien con los mejillones y las gambas.

 Información Nutricional

Acabamos de elaborar unas originales brochetas de gambas sandía y mejillones. Las primeras poseen un alto valor nutritivo, ya que aportan una cantidad considerable de proteínas de calidad y su contenido graso es bajo, aunque el de colesterol y de purinas son relativamente altos.
El mejillón es muy rico en proteínas de alto valor biológico, así como en hierro, por lo que su consumo está especialmente indicado en caso de padecer anemia. Además, contiene muy pocas calorías, lo cual hace que pueda incluirse perfectamente en dietas de control de peso. También aporta minerales como el yodo, calcio, fósforo y potasio.
Otro ingrediente a destacar en estas brochetas es la sandía, una fruta que se caracteriza por su gran aporte de fibra, vitaminas, minerales y sustancias de acción antioxidante.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina