El solomillo de cerdo es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y, si lo comparamos con otras partes del cerdo, su contenido graso es muy bajo
2 lomos de rape de unos 300 gr. cada uno
2 solomillos de cerdo ibérico de 200 gr. cada uno
24 champiñones pequeños
12 ramas largas de romero
sal
aceite de oliva y pimienta negra recién molida.
Calorías 158 kcal / 100gr
Proteína 22.3 gr / 100gr
Grasa 7.6 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Otros y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Primer plato.

Las brochetas son elaboraciones muy sanas y rápidas de preparar. Además, suponen una manera divertida de presentar los ingredientes, sobre todo para los más pequeños de la casa, que disfrutan mucho con este tipo de recetas.

Brochetas de solomillo ibérico con rape, champiñones y romero

 Así lo cocinamos

Comenzamos limpiando el solomillo de telillas y grasa. Ahora córtalo en dados de tamaño medio.
Limpia el rape y córtalo en dados de igual tamaño que el solomillo.
Limpia los champiñones e introdúcelos en una olla con abundante agua hirviendo, un chorrito de aceite y una pizca de sal. Deja cocer a fuego suave durante 15 minutos, cuela y reserva.
Pela las ramas de romero, a excepción de la parte alta. Con la ayuda de un cuchillo, dale forma de punta al extremo inferior, como si de una lanza se tratara.
Ensarta los ingredientes en la rama de romero, intercalándolos a tu gusto.
Unta las brochetas con aceite de oliva y cocínalas por todas sus caras en una sartén antiadherente bien caliente. Una vez doradas las brochetas, emplátalas y salpiméntalas

 Trucos y Consejos

A la hora de echar las brochetas en la sartén debemos asegurarnos de que ésta se encuentre bien caliente. Si esto no fuese así, las brochetas podrían cocerse, y no quedarían jugosas.

 Información Nutricional

En la elaboración de estas brochetas tenemos tres ingredientes como protagonistas: el solomillo de cerdo, el rape y los champiñones.
El solomillo de cerdo es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y, si lo comparamos con otras partes del cerdo, su contenido graso es muy bajo, por lo que se puede incluir en el marco de una dieta baja en calorías.
En cuanto al rape, es un pescado blanco que destaca por su escaso contenido graso y por la alta presencia de proteínas de gran valor biológico en su composición. Además, este pescado apenas contiene espinas, por lo que es ideal para ofrecérselo a los más pequeños de la casa.
Por último nos queda destacar la presencia en estas brochetas de los champiñones, que son una estupenda fuente de fósforo, vitamina B2 y proteínas, aunque hay que decir que estas últimas contienen purinas, por lo que se debe moderar el consumo de estas setas en caso de padecer hiperuricemia o gota. Destacan también por su alto contenido en agua, por lo que se trata de un alimento hipocalórico, siempre y cuando no se cocinen fritos.
 

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina