Los cagajones se pueden comer fríos o calientes.
½ kg. de harina
10 huevos
ajonjolí (sésamo)
azúcar
1 vaso de aceite de oliva
2 vasos de agua y sal
Calorías 162 kcal / 100gr
Proteína 12.6 gr / 100gr
Grasa 12 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.6 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Postres y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Postre.

A pesar de su nombre, los cagajones son unos ricos dulces con gran tradición en nuestra gastronomía. Aprende a elaborarlos siguiendo esta receta.

Cagajones

 Así lo cocinamos

En una sartén ponemos el aceite a calentar con el agua, el ajonjolí y un poco de sal. Cuando hierva añadimos la harina. Removemos durante unos minutos hasta que se haga la masa.

Apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Una vez fría la masa, agregamos los huevos. Amasamos bien.

Hacemos bolas de la masa que freímos en abundante aceite de oliva hasta que doren.

Conforme vamos sacando los cagajones de la sartén los emborrizamos en azúcar.

Dejamos enfriar y servimos.

 Trucos y Consejos

Los cagajones se pueden comer fríos o calientes.

 Información Nutricional

El ajonjolí, también llamado sésamo, contiene proteínas, meteoninas y aminoácidos esenciales, así como fitoestrógenos, cuyas propiedades son antioxidantes y anti cancerígenas. También tiene un alto contenido de hierro, fósforo, magnesio, calcio y zinc.

El ajonjolí tiene muchas propiedades curativas y preventivas de enfermedades. Es aconsejable para disminuir el colesterol en la sangre por la presencia de Omega 3 y 6 en la semilla. Además, previene el agotamiento mental y físico, la pérdida de memoria y la impotencia masculina. Es un buen alimento para combatir el estrés, la depresión, el insomnio y otros problemas del sistema nervioso.

Su alto contenido de calcio, hierro y zinc lo hacen muy recomendable para las personas con anemia y, por contener mucha fibra, es un fantástico regulador intestinal.

Las semillas del ajonjolí se pueden ingerir en platos calientes. También se pueden agregar a las ensaladas y a las salsas para darles un sabor y una textura diferentes, que además, tendrán un efecto benigno en la salud.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina