El sabor prácticamente neutro de los calamares se engrandece en esta receta gracias a la salsa de sidra que los acompaña
Un kilo de calamares
200 gr. de pimientos verdes
5 dientes de ajo
un litro de sidra sin gas
un ramillete de perejil
2 rebanadas de pan tostado
4 cucharadas de aceite de oliva
pimienta negra
una cucharadita de pimentón picante y sal.
Calorías 80 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.7 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Cortamos los calamares en trozos de 1 ó 2 centímetros.
En una cazuela baja con aceite de oliva pochamos las tiras de pimiento verde con los dientes de ajo picados.

Calamares a la sidra

 Así lo cocinamos

Una vez blanda la verdura y todavía a fuego fuerte la cazuela añadimos los calamares y el pimentón.
Removemos durante un par de minutos y añadimos la mitad de la botella de sidra.
Dejamos hervir durante 30 minutos hasta que los calamares cojan un color dorado.
Añadimos las dos rebanadas de pan desmigadas groseramente, sal y un poco de pimienta.
Añadimos el resto de la sidra y removemos mientras hierve a fin de deshacer el pan.
Dejamos cocer durante media más de manera que la salsa espese.
Ponemos a punto de sal y pimienta si hiciera falta.
Destapada la cazuela añadimos el perejil finamente picado y dejamos que cueza 5 minutos antes de servir.

 Trucos y Consejos

Este guiso de calamares estará mucho más rico si lo reservamos en la nevera y lo consumimos al día siguiente. Así conseguiremos que los sabores se asienten y que la salsa coja textura.

 Información Nutricional

El sabor prácticamente neutro de los calamares se engrandece en esta receta gracias a la salsa de sidra que los acompaña, la cual aporta un aroma afrutado que contrasta con el picante de las especias. Las proteínas son los nutrientes más destacados de estos cefalópodos, que aportan pocas calorías ya que su contenido en grasa es escaso. Además gran parte de la grasa es de tipo insaturada, beneficiosa para la salud cardiovascular. Los calamares son fuente de minerales como fósforo y sodio, por lo que deben tomarse con moderación en caso de hipertensión. El grupo de los cefalópodos, y en particular los calamares, muestran una concentración de colesterol nada despreciable, ya que está cercana a los 300 mg por cada 100 g de este alimento, es decir, la cantidad máxima recomendada en una dieta saludable. Por su contenido en purinas están desaconsejados en caso de hiperuricemia. Los pimientos enriquecen el plato en vitamina C, que además de participar en multitud de procesos del organismo tiene capacidad antioxidante, previniendo el desarrollo de ciertas enfermedades. El pan da consistencia a la salsa e incrementa el contenido en hidratos de carbono. Tanto la pimienta como el pimentón picante son especias irritantes para la mucosa gástrica, por lo que conviene prescindir de ellos si se padece alguna dolencia estomacal.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina