Esta receta representa una deliciosa alternativa a los tradicionales calamares en su tinta
1 calamar mediano
3 cebollas
2 dientes de ajo
150 gr. de carne de cerdo picada
150 gr. de carne de ternera picada
1 huevo
100 gr. de jamón serrano en taquitos
100 gr. de almendras crudas
2 rebanadas de pan
una ramita de perejil
una lata de tomate triturado
una cucharadita de pimentón dulce
un vaso de vino blanco seco
dos hojas de laurel
pimienta negra en grano
aceite de oliva y sal.
Calorías 80 kcal / 100gr
Proteína 16 gr / 100gr
Grasa 1.5 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0.7 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Pescados y mariscos y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Esta receta de calamar relleno es riquísima, y no es difícil de preparar. Su elaboración requiere algo de tiempo pero el resultado realmente merece la pena. Además, tus comensales quedarán maravillados por la presencia, el aroma y el sabor de este plato.

Calamares rellenos

 Así lo cocinamos

Corta una de las cebollas en juliana y póchala a fuego suave en una cazuela baja con un poco de aceite de oliva. Cuando ésta esté bien tierna, añade el jamón en taquitos, la carne picada y salpimentada. Agrega también las aletas y los tentáculos del calamar, todo ello bien picado. Rehoga el conjunto hasta que la carne esté casi hecha (no la hagas demasiado, pues luego coceremos el calamar y la carne se seguirá cocinando). Apaga el fuego y reserva. Una vez se haya enfriado la carne, añade un huevo y remueve hasta que quede bien integrado.
En una sartén con aceite, dora el pan junto con los ajos enteros (pelados) y las almendras. Machácalos en un mortero con la ramita de perejil hasta conseguir una pasta homogénea. Incorpora esta pasta al preparado anterior, mezcla bien y reserva.
Con la ayuda de una cuchara, introduce el relleno en el interior del calamar limpio. Cierra con un mondadientes y pasa el calamar por harina. Fríelo ahora en una sartén con abundante aceite de oliva.
Pica las dos cebollas restantes y póchalas en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla tenga un aspecto translúcido, incorpora el tomate triturado y el pimentón. Cocina el conjunto hasta que el tomate quede bien sofrito. Vierte ahora el vino blanco, dos vasos de agua, el laurel y la pimienta.
Introduce el calamar en la cazuela y cocina a fuego suave, con la tapadera puesta, hasta que el calamar quede bien tierno.

 Trucos y Consejos

Puedes presentar el calamar cortado en rodajas y cubierto con la salsa de tomate.
Este calamar queda también muy rico si lo cocinamos en una salsa negra y acompañados con un arroz blanco.

 Información Nutricional

Esta receta representa una deliciosa alternativa a los tradicionales calamares en su tinta. El calamar es rico en proteínas y tiene un bajo contenido en grasa. Además, la mayor parte de esta grasa es omega 3, a la cual se le atribuyen propiedades beneficiosas para la salud cardiovascular. En cambio, se ha de tener en cuenta que muestran una concentración de colesterol nada despreciable, cercana a los 300 mg. por cada 100 gr. de este alimento, es decir, la cantidad máxima diaria recomendada en una dieta saludable. Por su contenido en purinas, los calamares están contraindicados en caso de hiperuricemia (gota).
Se trata de una receta muy completa pues, además de las proteínas propias del calamar, la receta también contiene proteínas de origen animal procedentes de la carne del relleno.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina