Es un plato rico en proteínas de calidad, hierro de fácil absorción, vitaminas del grupo B y en otros minerales
1 kilo de pierna de cordero deshuesada
1 cebolla
1 pimiento verde
1 pimiento morrón
1 zanahoria
2 dientes de ajo
2 hojas de laurel
200 gr. de hígado de cordero
aceite de oliva
250 ml. de vino blanco
pimienta negra
sal y tomillo
Calorías 178 kcal / 100gr
Proteína 18 gr / 100gr
Grasa 11.8 gr / 100gr
Hidratos de carbono 0 gr / 100gr
Índice glucémico 0

Este plato, está cocinado con una base de Carnes y pertenece a los platos de la cocina Tradicional. Por regla general se consume, principalmente, durante Todo el año, y se suele servir a los comensales como Segundo plato.

Hoy os presentamos una deliciosa caldereta de cordero, un plato muy tradicional de nuestra gastronomía.

 Así lo cocinamos

Trocea la pierna de cordero, salpimenta y rehoga a fuego vivo en una cazuela con un poco de aceite de oliva. Una vez esté dorado, lo retiramos de la cazuela.
En la misma cazuela donde hemos dorado el cordero, rehogamos el hígado. Lo reservamos.
Pica la cebolla, la zanahoria y el pimiento verde para rehogarlos en la cazuela anterior. Añade el laurel, la pimienta el tomillo y una pizca de sal.
Incorpora a la cazuela el cordero y el vino blanco. Cubre con agua y deja cocer a fuego suave hasta que quede bien tierno.
Con la ayuda de una batidora, tritura los ajos y el hígado rehogado hasta obtener una pasta homogénea, la cual agregaremos al guiso junto con el pimiento morrón cortado en tiras. Cuece durante otros 5 minutos más, pon a punto de sal y retira del fuego.
Servir bien caliente.

 Trucos y Consejos

Disfrutarás mucho más de este plato si lo consumes de un día para otro.

 Información Nutricional

El cordero es una de las carnes que más grasa contiene, aunque no es de las más consumidas debido a su elevado precio y a su característico sabor.
Con esta receta en la que se incluyen elementos vegetales, el cordero resulta especialmente jugoso. Es un plato rico en proteínas de calidad, hierro de fácil absorción, vitaminas del grupo B y en otros minerales como el potasio, que procede de las verduras. Estas también aportan fibra que mejora el tránsito intestinal.
Para quienes por motivos de salud tienen que controlar la grasa o las calorías de su dieta esta receta no es aconsejable, tampoco para aquellas personas con hiperuricemia, gota o cálculos renales de ácido úrico ya que tanto el músculo como el hígado de cordero tienen un contenido alto en purinas, que son transformadas por el organismo en este ácido, empeorando así la situación clínica.
Si se sirve el plato con un abundante acompañamiento hidrocarbonado como podría ser un aromático arroz blanco, una ensalada y una fruta del tiempo como postre, la comida resultaría perfectamente equilibrada.

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina